lunes, 7 de diciembre de 2009

UNA SUPERSTICIÓN SOBRE ZAPATOS


Hace unos días en la radio hablaban sobre supersticiones.

Todos conocemos las más típicas: pasar por debajo de una escalera abierta, un gato negro, abrir el paraguas en lugares cerrados, derramar la sal, etc.

Sin embargo, una oyente llamó para explicar una superstición que tiene que ver con regalar zapatos. Ella comentaba que regalar un par de zapatos a una persona hacía que ésta se fuese alejando poco a poco. Y ponía el ejemplo de una de sus mejores amigas: le había regalado un par de zapatos y se habían ido distanciando hasta el punto de no hablarse siquiera! Para evitar la maldición había encontrado una solución: cada vez que regalaba zapatos, le pedía al agasajado una moneda para que de alguna manera fuese una compra y no un regalo.

En fin, me he pasado un rato largo pensando si le habré regalado unos zapatos a la media naranja últimamente para ver si le tenía que pedir una moneda.

No soy especialmente supersticiosa (aunque sí que tengo muchas manías; cada vez más) pero más vale prevenir que lamentar, así que la próxima vez que regale zapatos, pediré una moneda (o no... todo depende: a lo mejor ésta es la manera de quitarnos de encima a más de uno/a...).


Zapatos: Fly London.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada