lunes, 24 de mayo de 2010

UN EXPERIMIENTO PSICOLÓGICO

En mi departamento hay dos compañeros que llevan trabajando juntos, al menos, 25 años. Son como Pin y Pon:

a veces discuten como si fuesen un matrimonio mal avenido pero, en el fondo, no pueden estar el uno sin la otra, y viceversa.

Su Unidad está situada en el medio del pasillo;


Ya me gustaría a mí que nuestro pasillo se pareciese a éste...

justo enfrente tienen un mostrador abierto donde atienden a la gente. Es imposible que alguien cruce el pasillo sin que ellos lo sepan, ji, ji.

Los viernes son unos días especiales en el trabajo, verdad?


El fin de semana está a la vuelta de la esquina, casi puede tocarse con la mano pero, al mismo tiempo, aún queda todo el día por delante hasta la hora de la salida...

Supongo que el viernes pasado, a la vista de que tenían mucho trabajo y casi no pudieron levantarse de su sitio, nuestros Pin y Pon particulares decidieron poner en práctica lo que ellos denominaron un experimento psicológico...




para hacer su jornada laboral (y, de paso, la mía) mucho más entretenida y llevadera!

Para ello, imprimieron un billete falso de 200 euros,



y lo dejaron aplastado y hecho una bola tirado en un rincón que ambos podían controlar visualmente sin tenerse que levantar de sus sillas.

El experimento consistía en averiguar cuántos compañeros se meterían el billete al bolsillo, a la chita callando...


En uno de los paseos que hay que darse desde mi despacho hasta el de mi jefa ví el billete apachujado en medio del pasillo... ya desde lo lejos se veía claramente que era falso! Con ese color amarillo limón que quemaba la retina


y el brillo del papel, que era como para ponerse las gafas de sol...



además, estaba demasiado a la vista para que Pin y Pon no lo hubiesen visto y lo hubieran cogido ellos... muy sospechoso.

Como estaba cerca de una papelera


se me ocurrió que alguien había estado jugando a encestar y no había atinado con la falsificación así que me agaché para recogerlo y tirarlo dentro y... estos dos pájaros enseguida me dieron el alto para decirme que dejase de enredar porque les estaba arruinando su experimento que, para entonces, ya había tenido una víctima!

Llorando de la risa me contaron que alguien (no diremos nombres...) como que no quiere la cosa y haciéndose el tonto,



avistó el billete desde la distancia y, al pasar por su lado, realizó una maniobra veloz y precisa


para, sin levantar la más mínima sospecha, guardarse el billete rápidamente sin que nadie se diese cuenta (así no tendría que repartir el premio, claro).

Luego, al comprobar su botín, se dió cuenta de que el billete era un timo y, discretamente, lo dejó abandonado en algún lugar de la oficina de donde nuestros amigos lo rescataron.

Y, por supuesto, lo volvieron a tirar en el mismo sitio para ver quién más picaba...



Al final del día me dí cuenta de que el dichoso billete ya no estaba en su lugar habitual (qué raro!) así que pregunté a mis dos compis qué habían hecho con él.

Mis queridos Pin y Pon me respondieron, con los ojos como platos:


Pin: lo ha cogido el Jefe (con J mayúscula)...
CaféOlé: ya, ya, y voy yo y me lo creo. Siempre me tomáis el pelo a base de bien.
Pon: que no, tía! Qué esta vez va en serio!!! Que se ha agachado a toda pastilla y se lo ha metido en el bolsillo...
CaféOlé: qué fuerte! No me puedo creer que no se haya dado cuenta de que era falso!
Pon: y te puedes creer que se lo haya metido al bolsillo sin comentar que se ha encontrado un billete de 200€ tirado en el suelo de la oficina por si es de alguno de nosotros que lo hemos perdido???


Cómo se puede ser tan rata???? Menudo ejemplo...

Pin, Pon y yo nos miramos un segundo y después nos reimos a carcajadas. Menudo chasco se va a llevar cuando se de cuenta de que es de pega, ji, ji, ji.

Se termina el día y, aunque ha habido un momento en el que he estado a punto de tirarme de los pelos, el experimento psicológico de mis compañeros me ha alegrado la jornada así que ficho de salida y me voy a casa para empezar mi fin de semana en estado de ánimo: pajarito alegre.


Foto (águila): www.fondosypantallas.com

21 comentarios:

  1. q curiosos estudios!!

    bss reina

    ResponderEliminar
  2. jjaajja!!me encantan estos experimentos, creo que algún dia lo voy a poner en práctica en la tienda, y así me hecho unas risas, jejjej!!un besazo guapa!!!

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja espero que se de cuenta de que es falso antes de ir a fundirselo porque el bochorno que puede pasar sino ... igual es de coger represalias en el curro, ja,ja.bsos

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, si al final, siempre son los mismos los más rastreros...

    ResponderEliminar
  5. Jaajajajajaja Lo q hace la gente pa pasar el ratoooo¡¡¡
    El jefe tampoco es tonto xD

    ResponderEliminar
  6. A ver si le da por invitaros a comer y todavía tenéis que pagar vosotros!! veo que a pesar de todo, os lo pasáis bien! un besote grande guapísima!

    ResponderEliminar
  7. qué fuerte lo de tu jefe!!!! me parece híper rata!! pero, en general, me parece muy rata lo de guardárselo cuando sabes que es de uno de tus compañeros o de alguien que curra contigo..

    y el experimento de Pin y Pon me encanta!!!

    besos

    ResponderEliminar
  8. Querida CaféOlé, entradas como estas son las que utilizan cierto sector de la población para tildarnos de inútiles y malos profesionales, así que después no te quejes de la mala fama que tenemos los funcionarios si nos entretenemos con experimentos de este tipo.
    Jajajaja ;-D
    2Hundred Kisses

    ResponderEliminar
  9. Mqr: sí, hija mía, lo que hace la desesperación en el trabajo... menos mal que con experimentos como éste rebajamos un poco la tensión y nos echamos unas risas. Todo sea porque era viernes...
    Besitos.

    A TRENDY LIFE: sí que tiene su gracia aunque también es muy significativo el comportamiento de quienes cogieron el billete... sobre todo del último, que se lo llevó a casa! Qué valor!
    Besos.

    Be: ponlo en práctica en la tienda y grábalo con una cámara oculta. Luego nos lo subes a tu blog y nos reimos todos, ji, ji. No te creas que si hubiese tenido una cámara a mano yo no lo hubiese grabado: para luego colgarlo en la intranet!!!!
    Un besito.

    Anita Patata Frita: últimamente estoy que me tiro de los pelos en el curro... hay que hacer de todo y todo era para ayer así que, el día menos pensado, me da una embolia! Si no fuera por estos momentos de risas entre compañeros, a lo mejor me hubiera pegado un tiro!
    Eso sí, me doy cuenta de que en mi oficina, quien más quien menos, estamos todos tronados!
    Muak.

    olivia: por si acaso hoy no ha dicho ni pío sobre el billete falso que se llevó a casa, el tío jeta... a ése yo le veo capaz de ir al banco a pedir que se lo cambien por 4 de 50€!!! Qué gente lleva mi carro...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja...¡Qué post tan gracioso!
    Me ha encantado el experimento ;)

    ResponderEliminar
  11. Lileth: no te imaginas qué razón tienes! Y teniendo en cuenta que mi Jefe (con J mayúscula) es un cargo electo al que los pobres ciudadanos han elegido en las urnas, te puedes imaginar qué imagen más buena tenemos de él... menos mal que, en sus propias palabras, el dinero no le importa nada, que si no a lo mejor nos pega una cuchillada para llevarse el billete, ji, ji.
    Besitos.

    ElenaNito: pobres Pin y Pon, ni que se hubiesen escaqueado del trabajo... yo creo que el viernes tuvieron más trabajo que otra cosa pero entre dato y dato que tenían que meter en el ordenador, por el rabillo del ojo vigilaban el billete famoso...
    Peor es lo del jefe, que el muy jeta se metió el billete al bolsillo creyendo que era de verdad!
    Un beso.

    La Boutique de la Srta. Bamboo: a comer? Sí, ya, y nos deja con la cuenta a nosotros! Ya sabíamos que era una rata porque alguna vez que hemos coincidido en el café no sava la cartera ni a tiros pero lo del billete falso es el colmo, no me digas!
    Hija, qué remedio que reirnos. Siempre decimos lo mismo: si no fuese por los compañeros con los que nos llevamos bien, ir a trabajar a diario sería una tortura!
    Muak.

    maba: tendrías que ver a Pin y Pon en acción: a veces parecen dos gallos de pelea gritándose porque no se ponen de acuerdo en cómo hacer el trabajo (cuando les oimos pegarse alaridos desde nuestro despacho, no nos atrevemos a ir al baño, que está enfrente de su mostrador... no te digo más) pero cuando se les ocurre una idea brillante (como este experimento) son lo más!
    El Jefe es peor que rata: es un hurón! Hija, con comportamientos como éste ya me dirás quién le va a tener el más mínimo respeto... menos mal que como son cargos electos están 4 años y luego les tienen que elegir otra vez: rezando estamos para que no salga de nuevo...
    Besitos.

    Alforte: qué malo eres! Qué quieres que te diga? No siempre he sido funcionaria y el poco tiempo que trabajé en la empresa privada ví cosas muchísimo peores que tirar un billete falso al suelo para ver quién lo recoge...
    Ese sector de la población que hable con conocimiento de causa o que calle para siempre!
    Por lo pronto, Pin y Pon no se movieron de su sitio y, a pesar de tener el ojo puesto en el billete, siguieron tecleando pero qué te parece el comportamiento de nuestro Jefe (para más señas, un cargo político que tiene la nómina más abultada de todo el Departamento y, en mi opinión, trabaja menos que un perro de madera)?
    Prefiero que me consideren una funcionaria zángana a que mis propios compañeros crean que soy una rata wízara.
    PD. Ya estamos planeando otra perrería para el viernes que viene! Estas fechorías deberían patentarse: sirven para hacer equipo y la gente acaba rindiendo más porque trabaja más contenta.
    Besitos funcionariales.

    ResponderEliminar
  12. Pues me parece un experimento de lo más interesante y divertido...mientras no le toque a uno y pique, jaja. Y espero que el jefe intentara pagar en algún sitio o ingresarlo en el banco y le sacaran los colores bien sacados, por agonioso :-P

    Muakkks con la falsa monea (que de mano en mano va y ninguno se la quea)

    ResponderEliminar
  13. Jajaja qué bueno, está muy bien eso de amenizar la oficina de vez en cuando.Con lo que más me he reído es con las fotos que has puesto para ilustrar el texto, el del ave rapaz genial jaja.Qué fuerte lo del jefe jaja.Saludos

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja menudos experimentos que hacen pin y pon, pero sin duda son de lo más divertidos y te permiten conocer un poco más a la gente... y no veas el jefe me imagino su cara al ver que era falso!!

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  15. Qué jodíos los Pin y Pon jajaja!!

    Desde luego que os lo debisteis pasar pipa!! Eso sí, solo os diré que cuidadín con las "consecuencias" jejeje...

    Un besete.

    ResponderEliminar
  16. I love mum!: es que lo que no se les ocurra a Pin y Pon... si es que, cuando se ponen, son de traca!
    Un besito.

    theodore: tú no picarías ni aunque te quedases ciego, guapo. Se veía a la legua que el billete era falso: sólo hacía falta un cartel luminoso con la palabra "falsificación" colgando encima, ji, ji. Además, pongo la mano en el fuego a que no te lo hubieras guardado en el bolsillo como un vulgar roñoso!
    Pagaría dinero por ver la cara que se le quedó al pedazo hurón ése cuando descubrió que el billete de 200€ era de mentira: como se puede ser tan ruín????
    Muakkks de moneda de curso legal.

    joshylola: nos pasamos más tiempo en el trabajo que en ningún otro lugar... veo más a mis compis que a mi novio! Si no tenemos algún momento de colegueo como éste es como para darse de bofetadas.
    Yo no lo ví con mis ojos pero por lo que me han contado Pin y Pon (con escenificación y todo) la aproximación al billete fue como la que le hace un ave de rapiña a un ratón!!! Qué fuerte: ahora, cada vez que le vemos, no podemos olvidarnos del episodio del billete de 200€!
    Un besito.

    Patricia: Pin y Pon tienen unas ideas de lo más peregrinas pero ya ves que nos mostraron algo que todos veníamos sospechando desde hace tiempo: el Jefe es una rata de alcantarilla! Ahora ya lo sabemos sin ninguna duda. Menudo disgusto se llevaría al comprobar que aquello era más falso que Judas. Y tenerle que oir que a él no le importa nada el dinero y que no sabe cuánto saldo tiene en la cuenta... qué valor!
    Besitos.

    Ana: Pin y Pon son dos pájaros de cuidado! Todo esto pasó en un lapso de 8 horas y los demás compañeros no lo pudimos ver con nuestros propios ojos porque nuestros despachos están ubicados en otro sitio pero cuando preguntamos por el resultado del experimento nos lo contaron con pelos y señales (como debe ser!).
    Hoy la historia aún coleaba porque algunos compañeros no se habían enterado del destino final del billete, ji, ji. Tendrías que haber visto qué caras ponía la gente... cómo me he reido!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. Jroña con el Jefe...así, a la "Chita" callando... jajaja

    Besos,

    ResponderEliminar
  18. Que rata el tio no? La foto del sr. Burns le viene al pelo jajajajaja
    Un beso, que pases una buena semana!

    ResponderEliminar
  19. Desternillante, como de costumbre.

    ResponderEliminar