jueves, 6 de mayo de 2010

HISTORIAS PARA NO DORMIR: Un domingo a las 5...

Esta historia no me pertenece sólo a mí pero estoy segura de que a A.M. no le importará que os la cuente...

Una tarde de domingo, mi amiga A.M. y yo quedamos para tomar un café y contarnos nuestras cosas.


Fuimos a una cafetería de esas a las que van las señoras elegantes,


nos sentamos en una de las mesas del fondo y pedimos un café con leche cada una.


Eran las 5 de la tarde de un domingo del mes de octubre. No había nadie más allí, salvo el camarero y otros dos clientes, que charlaban apoyados en la barra.

Estábamos tan felices, contándonos las últimas novedades, cuando el camarero se plantó delante de nuestra mesa, bandeja en ristre y nos soltó:

Los señores de la barra les invitan a una copa de champán.


Por si alguien no ha estado atento lo vuelvo a repetir:

1) eran las 5 de la tarde. Las 17:00 horas. Esa hora en la que la manecilla grande del reloj apunta al 12 y la pequeña al 5 y,


2) era domingo, domingo, domingo! Ese día que está entre el sábado y el lunes.

Y dos tíos que no conocíamos de nada y con los que no habíamos cruzado ni la mirada nos invitan a una copa de champán (para que no haya malentendidos: era cava y, por lo que pudimos ver en la fracción de segundo en la que el camarero dejó a la vista la etiqueta en la que se veía la marca, no me extrañaría que la hubiesen comprado en los chinos... por Dios, es que no llegaba el presupuesto, al menos, para una botella de Codorniú?).

Qué remedio nos quedó que alargar un poco el cuello y mirar en dirección a la barra... y allí estaban ellos:


No recuerdo su apariencia física pero sí que parecían sacarnos al menos 10 años y que les pegaba tan poco el rollo Casanova como a Mortadelo y Filemón protagonizar una película de James Bond.

Fue todo tan surrealista que a mí me dió un ataque de risa, convulsiones incluídas.


Mi amiga, que es mucho más mujer de mundo que yo, mantuvo la compostura, educadamente le dió las gracias al camarero (que, por cierto, corrió como alma que lleva el diablo con la botella de marras debajo del brazo, ya que la invitación era a una sola copa) y con un levísimo movimiento de cabeza les indicó a los dos Tenorios que ya habíamos recibido el regalito.

Mientras, yo seguía desmadejada en la silla incapaz de contener las lágrimas (de las carcajadas que estaba soltando y que no podía controlar).

Ninguna de las dos probó aquella copa: el cutrerío fue tan de película de serie Z que nos sirvieron el cava de una botella que ya había sido descorchada,


(a lo mejor era la botella anti-lujuria de los domingos a las 5) pero visto cómo se las gastaban aquellos tres individuos (incluyamos al camarero, cuya inestimable colaboración fue imprescindible en esta historia) pegarle un trago a aquello nos pareció un riesgo no controlado.

Tras el mutis del camarero estuvimos al menos media hora intentando encontrar una salida alternativa a la puerta principal, donde se habían apostado estos dos amigos. Incluso fuimos al baño a ver si había una ventana a la que pudiésemos trepar para salir sin ser vistas. Pero todo fue inútil... (pero es que no es obligatorio tener una salida de emergencia?).


Así que no nos quedó otra que salir por donde habíamos entrado y pararnos un momento con aquellos tíos antes de marcharnos echando virutas.

Por supuesto, nunca jamás volvimos a quedar en esa cafetería un domingo a las 5 de la tarde.

La anécdota: al día siguiente, le contamos nuestra peripecia a un amigo común que, lejos de sorprenderse, nos explicó que no le parecía para tanto, teniendo en cuenta las técnicas de seducción de uno de sus colegas. Este buen hombre guardaba en la guantera de su coche una botella de cava (tamaño mini) y dos copas de plástico que sacaba, raudo y veloz, para agasajar a sus ligues de una noche... sí, tío, tienes razón: lo de tu amigo es peor.


27 comentarios:

  1. Pero qué cosas te pasan!! creo que tb hubiera querido que la tierra me tragara en esa situación. Salvo que el que me agasajara fuera "El duque", entonces solo desearia estar lo suficientemente mona para él...ajajajja. Gracias por hacerme reir de buena mañana. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Yo juro que pensaba que estas cosas sólo pasaban en las pelis xD

    Un besazo,
    M.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, hacía muuucho tiempo que no comentabamos esta anécdota ... mamma mia, que apuro pasamos. Menudos dos frikis que eran esos tipos, menos mal que he olvidado sus caras!
    Por cierto.. el que nos comentó lo de su amigo era nuestro querido Will? Es que me empieza a fallar la memoria ...
    Muakk
    A.M

    ResponderEliminar
  4. Ainsss esto me recuerda que un tipo me llevó a su restaurante a las tantas una noche de marcha, el local cerrado y todo así a oscuras muy chachi y me saco champan y me dio una copa todo muy chachi... pero el tío luego se sacó un mochazo de coca y cogi el bolso y me pire... que subrrealismo tia!!!

    Lo vuestro es de peli pero de las de Alfredo Landa jaja

    ResponderEliminar
  5. ¿Eso no es lo se hacía hace 50 años? ¿Tuvisteis que hablar con ellos? ajajaa q fuerte!!!

    ResponderEliminar
  6. jolinnnnnnnnn!!!a mi me hubiera pasado como a ti, hubiera llorado hasta de la risa.
    Y ahora me pregunto yo?que pasa?que no tenian ellos sentido del ridículo o que!!a quien se le ocurre, por lo que cuentas soon lo que yo llamo unos chupabarras, de esos que no se mueven de ahi, en fin, por lo menos pasasteis un domingo divertido no?
    un besazo!!

    ResponderEliminar
  7. A ver si era una cafetería temática y no os disteis cuenta. Igual que hay pizzerías de terror y hamburgueserías hollywoodienses, lo mismo hay cafeterías arturofernandezcas....

    La anécdota desde luego es lo más. Vaya cutrerío se gastan algunos.

    Muakkks burbujeantes y recién descorchados!!

    ResponderEliminar
  8. jajajaja.. muy bueno!!!

    si todo fuera comme il faut yo estaría encantada.. aunque sea un domingo a las cinco de la tarde..

    pero abierta, malo.. no me fiaría yo tampoco jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja!! me imagino la escena y creo que mi reacción hubiese sido la misma que la tuya!!! Por dior que vergüenza al salir, yo tb hubiese optado por la ventada del baño!! jajaja

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  10. La Boutique de la Srta. Bamboo: qué quieres que te diga... a mí me hubiera molestado aunque el que nos hubiera invitado a la copa de cava hubiera sido M.A. Silvestre (que tampoco es que me muera por sus huesitos, lo siento). Más que nada porque en ningún momento dimos muestras de interesarnos por aquellos dos insustanciales.
    Nos pareció un comportamiento muy fuera de lugar y nos sentimos súper violentas. Bastante bien reaccionamos porque ya te digo que a mí me pasa ahora y les digo cuatro cosas!
    Por lo menos nos sirve para echarnos unas risitas a primera hora de la mañana, ji, ji.
    Muak.

    Mikel Posh: sí, en las pelñiculas de terror, guapo! Tendrías que haber visto qué cuadro: los tíos apoyados en la barra intentando parecer seductores, mi amiga hablando entre dientes pensando cómo escapar de allí y yo desternillándome a lágrima viva. Cada vez que me acuerdo...
    Besitos.

    A.M: no sabes cómo me reí ayer mientras escribía la entrada, ji, ji. Hija, cómo se nota que entonces éramos dos pipiolitas de 25 años: nos pasa esto el domingo que viene y esos dos van para casa calientes (en el peor sentido de la palabra!). Qué dos sinsorgos, no?
    Tenemos que volver algún domingo para ver si siguen allí... con maniobras de "seducción" como éstas seguro que después de los años aún siguen invitando a "champán" a las pobres chavalitas que van allí a tomar café, ji, ji.
    El del cava en la guantera era un amigo de Grk, no te acuerdas? Las maniobras de los amigos de Will (a poco que sean como él) seguro que nos darían para escribir un blog dedicado a ellos en exclusiva!
    Muxux.

    Anita Patata Frita: seguro que el tío del que hablas tenía algún parentesco con estos dos individuos de la entrada de hoy. Hiciste muy bien en coger el bolso y salir corriendo: yo hubiese hecho lo mismo!
    Hija, qué gente hay suelta por el mundo... lo nuestro fue surrealismo puro pero ahora me acuerdo y me entra la risa. Pobres hombres, querían pegarse un poco el moco y quedaron fatal y, para más inri, han sido los protagonistas de la entrada de hoy... ji, ji.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Puedo ser malo?

    A ver... Que habria pasado si hubiesen tenido, digamos, 5 anhos menos, hubiesen estado de buen ver y en vez de cava "cagarruti" hubiesen enviado una botella entera, sin abrir, de, por ejemplo, Taittinger, Louis Roedrrer o Dom Perignon? Porque yo, sinceramente, en ese caso me quedo a ver que pasa. A ver, desembucha.

    Comentando a Theodore, dire que en Madrid habia sitios (no se si siguen existiendo) tematicos para ese tipo de encuentros. Uno de ellos era mi garito favorito, se llamaba "el 42" y estaba en Claudio Coello 42 (ahora hay un edificio nuevo, con un Habitat encima). Era un sotano, cueva total, con el techo en forma de tunel y forrado de piedras al estilo picapiedra. Ahi se citaban tipos de traje entallado, pasador de corbata y eterno whisky en la mano (y no, no eran Draper & Sterling, mas bien Amedo y Dominguez) y le tiraban los tejos a "senhoritas" (palabra que deberia estar prohibida), semi-profesionales, que andaban por ahi. Que hacia yo en ese sitio? Bailar. El DJ ponia la mejor musica soul nunca oida y uno podia desmelenarse en la exigua pista de baile. Ah! Y no daban garrafon, que los senhores del traje por ahi no pasaban y en eso eran muy exigentes. Echo el cierre hara unos 15 anhos, en el fondo no tanto...

    Bsssssss

    ResponderEliminar
  12. A TRENDY LIFE: sí, mejor tomárselo a risa aunque ya te digo que en el momento lo pasamos un poco mal... qué vergüenza, hija.
    Besitos.

    Cristina PS: no nos quedó otra que paranos un momento cuando pasamos por su lado... más que nada porque nos pararon ellos para preguntarnos a ver si nos había parecido mal lo de la invitación. Les dijimos que no (mentira!) y salimos de allí casi corriendo, ji, ji.
    Una de las cosas más surrealistas que me han pasado...
    Un beso.

    Be: sí, pasamos un domingo divertido después de habernos marchado de allí. Entonces, cuando ya estábamos más tranquilas, es cuando nos reimos de la historia. Pero mientras estábamos dentro de la cafetería hubo un momento en el que teníamos tal apuro que lo pasamos hasta mal, hija.
    Aquellos dos no tenían ningún sentido del ridículo ni de la mesura: ahora me hace mucha gracia pero en el momento no me pareció ni medio normal!
    Besitos.

    theodore: sí, durante la semana es una cafetería temática "señora-de-posibles-con-pelo-cardado-y-amigas-varias" y el domingo a las 5 es la happy hour del "club del cutre". Arturo Fernández es el number 1 del glamour comparado con estos.
    Y eso que no me he querido extender en sus tácticas del cortejo (esas caras imitando al chico del Martini pero imitándolo mal, dándolo todo en el lenguaje corporal y vestidos con galas de domingo de los años 80...), más que nada para no herir las sensibilidades ajenas.
    No pongo en duda (o a lo mejor sí...) que lo hiciesen con su mejor voluntad pero será porque soy o muy antigua o muy moderna (no lo tengo claro) a mí me resultó ofensivo: creo que todos conocemos las señales y en este caso no había lugar a ningún tipo de equivocación, nosotras no dimos pie a que esos tíos pensasen que nos interesaban en lo más mínimo (de hecho, íbamos tan a nuestro rollo que ni nos fijamos en que ellos estaban en la barra).
    Luego se quisieron disculpar pero es que quedaron como dos zoquetes y, para rematar, chungos a más no poder...
    Muaks (los tuyos los acepto aunque no te haya visto descorcharlos).

    maba: seguro que tampoco te haría gracia que dos desconocidos, con pinta de haber salido de una película de Alfredo Landa en la época del destape, te invitasen porque sí a una cutre-copa de cava... y menos si no les das pie a ello.
    Chica, que hay cada salido suelto... no sé con qué clase de chicas estarían acostumbrados a tratar para poner en práctica esas maniobras de seducción tan trasnochadas.
    A lo mejor es que mi amiga y yo somos unas snobs pero nos parecieron dos lerdos de miedo. Ahora nos hace mucha gracia pero en el momento flipamos en colores. Y, a todo esto, te puedes creer que durante todo ese rato no entró nadie más en la cafetería? De traca!
    Muak.

    Patricia: creo que entre el bochorno que pasamos y todo lo que me estuve riendo me puse más roja que un tomate!
    Tía, fue una sensación intensísima de vergüenza ajena... imagínate cómo lo estaríamos pasando de mal para estar dispuestas a trepar y deslizarnos por la ventana de un baño.
    Y los tíos ahí seguían, plantados enfrente de la puerta, sin que se les moviese un solo pelo: pero es que a algunos hay que hacerles un crokis para que lo pillen?
    Han pasado más de 8 años pero yo no he vuelto a esa cafetería nunca más...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  13. thefirstsquirrel: por qué será que me imaginaba que precisamente ibas a ser tú el que lanzase este dardo envenenado?
    Te lo digo ahora mismo y, sin miedo a equivocarme incluyo a mi amiga A.M. en esta respuesta: les hubiéramos mandado al cuerno igualmente! Y en la entrada de hoy, en lugar de a Mortadelo y Filemón hubiera colgado a dos modelukis macizos, ji, ji.
    No niego que, posiblemente, nos hubiéramos llevado la botella para abrirla luego nosotras pero es que no era ni el momento ni el lugar y resultó incómodo, inapropiado y hasta impertinente.
    A mí estas cosas no me gustan nada: chico, ya somos mayores para saber interpretar las señales y a nosotras no hacía falta más que mirarnos para ver que íbamos de otro rollo.
    Me parece que estos dos tíos habían visto más películas de serie Z que otra cosa y pensaron que con un gesto tan rompedor como invitarnos a una copa de cava, en cuatro minutos nos tendrían en el bote: lo único que nos faltó fue sacar los ajos y el crucifijo!
    Pasamos un bochorno que ni te imaginas. Ya me gustaría verte a tí en esa tesitura, con Pepe Gotera y Otilio esperando a ver si les dabas luz verde...
    En cuanto a tu "42" se me ha puesto la piel de gallina sólo de imaginármelo con esos individuos casposos intentando pillar, puaj! Ya veo que tú llevas convirtiéndote en "figura del paisaje" mucho tiempo, ji, ji.
    Muak, guapo.

    ResponderEliminar
  14. Dios!! Que momento mas surrealista, y que fuerte me parece que sin provocar o dar pie a esa situación, tengais que bregar con eso por el hecho de ser mujer.
    Mientras lo leía me partía de la risa, pero en el fondo se trata de una situación violenta, que desde luego os cortaría vuestro rollo. Menos mal que los tíos no tenemos que pasar esas situaciones de vergüenza ajena, yo me moriría, sobre todo por la penita que dan (pasando por alto la falta de consideración).
    Besos seductores.

    ResponderEliminar
  15. Ay que me muero de la risa , yo no se si hubiera sido cápaz de salir de la cafeteria...ja, ja pero para fuerte lo del tio del coche , madre mia!!! bsos guapa

    ResponderEliminar
  16. Alforte: sabía que tú también lo verías así (por enésima vez: somos almas gemelas!!!). Dime la verdad, no hubieses intentado huir también por la ventana del baño si te hubiera pasado a tí?
    Nunca más me ha vuelto a pasar algo tan fuera de lugar pero aunque así contado hace muchísima gracia en el momento, después de que se me pasase el ataque de risa, lo pasamos un poco mal porque los tíos no se marchaban y no nos apetecía nada pasar por delante de ellos. La verdad es que no sé a qué estarían esperando porque creo que por nuestra reacción quedó bastante claro que pensábamos que eran unos insustanciales...
    No cantes victoria todavía, que nunca se sabe... a lo mejor el día menos pensado tienes que publicar en tu blog una entrada sobre cómo dos locos de la vida te invitaron a cava en la hora del café de media mañana! Pero es verdad que este tipo de situaciones de vergüenza ajena se dan más entre las chicas.
    Besitos encandilados (sin malentendidos, ji, ji).

    olivia: nadie ha comentado lo del tío de la botellita de cava en la guantera... es el HORROR! Te imaginas que te echas un ligue y cuando estási viendo las estrellas no sé dónde va y te saca una botella de cava revenido (y calentorro) y dos copas de plástico? Hija mía, eso sí que es anti-lujuria total.
    Muak.

    ResponderEliminar
  17. Bastante peor es lo de la guantera y las copas de plástico.

    ResponderEliminar
  18. Ja,ja,ja... me parto con la "anecdotilla" pero tenéis que entender que hay que buscarse la vida como se puede, porque la cosa está muy difícil y los "ligones" de ese bar no perdían nada, en todo caso solo podrían ganar.

    Esa vez no hubo suerte, quien dice que la siguiente no fuera exitosa????

    Un cava???

    besos mil

    UT

    ResponderEliminar
  19. Tracy: lo de la guantera es espantoso! Sobre todo porque implica premeditación!!!!!!!!! Qué pena no conocer a alguna de las pobres sufridas que se montó en el coche con el colega de nuestro amigo porque la anécdota de esa mujer sí que tiene que ser de traca matarile!
    Besitos.

    Ut: sí, claro, eso lo dices porque no te pasó a tí, ji, ji.
    Sinceramente, no me extrañaría que aquellos dos hayan echado raíces y sigan allí, en la barra del bar sin comerse ni los mocos... creo que eres muy optimista en relación con el éxito de sus técnicas seductoras.
    Por si acaso, no me he vuelto a acercar aunque supongo que ya no corro ningún peligro: estos males se curan con la edad, hijo mío.
    Por supuesto que contigo me tomaría el cava (y eso que no me gusta, ji, ji).
    Muak, guapetón.

    ResponderEliminar
  20. Buenísimo! Me encanta cómo vas mezclando la historia con las fotos. Entiendo tu reacción porque a mi el rollo caspa no me va nada. Ni las cafeterías arturofernandescas ( me ha encantado eso). La anécdota de tu amiga Anita Patata Frita tampoco está mal. Y aunque el 42 de Squirrel suena duro, si Don Draper me invita a una botellita de Dom Perignon...no sé que te dijera yo...( Ooopps!)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. ¿Y los buenos ratos que vais a pasar cuando recordéis la anécdota? Agradecidas les teníais que estar!!!!!

    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  22. Me parto de risa!!! Me imagino que en el momento fue un horror ¡que vergüenza!!! pero así "a toro pasado", muy divertido!!! Un beso

    ResponderEliminar
  23. Yo habria hecho lo mismo (en la situacion que yo he descrito), me habria llevado al botella a otro lado y los modelukis que se queden con dos palmos de narices. Que malo soy, como provoco, verdad?

    ResponderEliminar
  24. Lullu: Don Draper está fuera de toda duda! Pero es que él NUNCA, NUNCA, NUNCA sería tan cutre!!! No lo lleva en los genes, hija: hay algunos que no pueden evitar ser elegantes ni aunque lo intenten con todas sus fuerzas, ji, ji.
    La anécdota de Anita es total! No me extraña que saliese corriendo!
    Creo que si tú hubieses estado en ese momento con nosotras también hubieras flipado... fue un rollo caspa total y absoluto. Lo has clavao, guapi.
    Un besito muy fuerte.

    tuestilistaonline: en eso te doy la razón! Es lo único bueno que sacamos de este momento surrealista: la cantidad de veces que nos hemos reido a carcajadas cuando lo hemos comentado entre nosotras. Sin ir más lejos, mañana quedaremos para nuestro cafecito semanal y pienso sacar el tema a ver si terminamos llorando de la risa, ji, ji.
    Besitos.

    BdeH: en el momento pasamos un bochorno impresionante... hazte una idea: sin comerlo ni beberlo, menudo cuadro!
    A toro pasado nos hemos reido hasta la saciedad!!!
    Cada vez que me acuerdo...
    Muak.

    ResponderEliminar
  25. thefirstsquirrel: sí, eres malo y provocador! Pero me encanta!!!!!!
    Como eres de naturaleza "parsley" le das vida a todo y así nos reimos más.
    Es que, está claro, una buena botella de champán no puede despreciarse; hasta ahí podríamos llegar!
    Muak, perejil!

    ResponderEliminar
  26. el 42 era de lo mejor de Madrid, bien descrito, buena musica , buenas copas en un antro con encanto.

    ResponderEliminar