martes, 9 de noviembre de 2010

UN TIPO DE IDIOTA BASTANTE EXTENDIDO...

Este fin de semana leí la columna que Bárbara Alpente escribe en Yo Donna y me hizo reflexionar.



En ella hablaba sobre un encuentro con una mujer a la que calificaba como una idiota y, entre otras cosas, explicaba el por qué de ese calificativo:

Está ella con dos tipos y llego yo a saludar a uno de ellos. Entonces, ella clava los ojos en cada tramo de mi cuerpo, se pone la mano tapando su boca y le habla al oido al tercero en cuestión mientros yo hablo con el primero en cuestión. Acto seguido ambos sueltan una carcajada y ella vuelve a mirarme. No quiero ser malpensada, pero me da que se ha reído de mí.



Alpente concluye que se trata de un claro caso de inseguridad. Una estrategia (no se sabe si inconsciente o no) de trasladar la inseguridad que su idiota siente a la pobre víctima de la que se burla (en esta caso, la autora de la columna)

Yo, que creo firmemente que en todas partes hay de todo y que la guerra de sexos es un cuento chino, detesto reconocer que, según mi propia experiencia, ésta es una costumbre mucho más extendida entre nosotras, las mujeres, que entre los hombres (jamás he visto a un tío comportarse así) 

En mi vida he conocido a muchas idiotas como la que retrata Bárbara Alpente en su texto (espero no haber sido una de ellas alguna vez...) y reconozco que algunas veces (sobre todo, cuando era más joven) han conseguido que me sintiese incómoda.



Menos mal que una va cumpliendo años y adquiriendo recursos para hacer frente a este tipo de idiotas que, para nuestra desgracia, no llegan a erradicarse jamás...

Sin ir más lejos, debido a mi trabajo he tenido trato con una tía que, por razones que no vienen al caso, es conocida de la media naranja desde hace años.

Esta individua sabía de mi existencia por algún comentario suelto de mi chico pero desde el mismo día en que me puso cara es un sinvivir. Hemos coincidido en contadas ocasiones pero sus miradas de ojos entrecerrados, sus cuchicheos y las puñaladas traperas que intenta meterme ya me están empezando a agotar la paciencia.


Sí, más o menos, así es como estoy yo... cogiendo carrerilla!

A la vista de este comportamiento tan anormal por su parte no se me ocurrió otra cosa que interrogar a la media naranja sobre la naturaleza de su relación con esta señora. Puede que le prometiese amor eterno y luego, cuando me conoció a mí, no cumplió su palabra... qué se yo.


Qué faena... a lo mejor ya había encargado el traje de novia.

Pero este hombre jura y perjura que, a pesar de que se conocen desde hace varios años, no ha tenido nada (ni intención de ello) con esta buena mujer. Y, a mí, que hace años que se me pasó la etapa de celar a mi media naranja, la verdad es que me importa un pimiento qué hizo él antes de conocerme a mí (bueno, importar... me importa un bledo pero si hubiese algún cotilleo jugoso en el pasado de mi querido cítrico, tampoco tendría ningún reparo en que me lo contase: ya se sabe que el saber no ocupa lugar) 

Eso sí, aunque hasta ahora no he hecho otra cosa que ignorarla (qué pereza me da, la pobre) estos jueguecitos de patio de colegio me aburren soberanamente así que: querida, ya te puedes ir preparando, que la próxima vez que nos encontremos (si te atreves a provocarme) te voy a decir 4 cosas! Esto es la guerra!!!


Y no será una de éstas, te lo aseguro.

Qué decís vosotros? Pensáis que este tipo de conductas son más femeninas que masculinas? Cómo hay que reaccionar? Es mejor ignorar a la idiota o pegarle un buen corte a ver si espabila?

Para que no digáis que no me mojo, opino yo primero: creo que, en la mayoría de los casos, no hay como dedicarle una mirada de tía, tú eres tonta para que vuelva a meter los pies en el tiesto (qué menos que tener la delicadeza de esperar a que la víctima se dé la vuelta para ponerla a parir... qué es eso de reirse en la cara de uno?) Obviamente, con las idiotas reincidentes es necesario el uso de la artillería pesada! O no?

27 comentarios:

  1. Yo soy de las que no me ando con cuidado en estas tonterías. Vamos que no consiento ni dos. Digo ni dos, porque a la primera, para aegurarme (puedo haber interpretado mal que es algo que estas idiotas echan a la cara cuando les vas de frente) me quedo en la versión "miradita de advertencia 2.0". Pero vamos, que si la cosa sigue, voy de frente y con la artillería a darle un corte que la siente de culo.
    Que somos señoras, home.
    Al menos yo.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Por lo que cuentas, ya la has ignorado bastante así que si ella no se corta en faltarte al respeto...A POR ELLA!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Si es que las mujeres amiga mía cuando quieren ser malas....pueden ser MUY malas. Es cierto que un tío va más de frente y no hace ese estúpido cuchicheo que A MI me revienta.
    Ignorala y que le den. Un besote

    ResponderEliminar
  4. A mi me dan mucha rabia los cuchicheos, me parecen una falta de educación muy grande... así que en mi caso, creo que no hubiera tenido tanta paciencia como tú y la hubiera encarado... claro que lo mismo se te enfada la media naranja... que luego, ellos son un mundo aparte...un beoste

    ResponderEliminar
  5. Creo q el q debería darle el corte es tu media naranja y no tú. Tú pasa de ella y si sigue molestándote que sea tu pareja quien le de la patada en el culo.

    ResponderEliminar
  6. Yo voto por la mirada-matadora y siempre pasar de la idiota.

    Cuando me pasa a mí siempre recuerdo lo de "Arrieritos somos..."

    Bicos

    ResponderEliminar
  7. Dicen que no hay mayor desprecio que no tener aprecio; coincido contigo en tu análisis final (ignorarla al principio) pero esto es un arma de doble filo porque a la idiota en cuestión esto puede darles alas, así que si adopta como costumbre tocarte las narices...HUNDELE LA SUYA!!!!! Qué tú tienes poderío para eso y más ;-)
    Nose Kisses

    ResponderEliminar
  8. Gadirroja: estoy muy de acuerdo con lo que dices! Ésa es otra estrategia muy utilizada: la del “qué susceptible eres; te lo tomas todo como no es”. Ya, ya, ya me conozco ese rollo también: que, aunque lo parezca la mayor parte del tiempo, de tonta no tengo un pelo!
    Hasta ahora no he sacado las garras porque me parecía una situación tan infantil que me daba pereza pero la última vez que coincidimos (hace como mil años) me dí cuenta de que no lo pilla, la tía. Qué triste que tengamos que ponernos así… con lo feliz que estoy yo a mi rollo, pasando de todo.
    Muak.

    Abril: no la veo casi nunca pero las 3 ó 4 veces que he coincidido con ella me ha dejado consolada. Y no son imaginaciones mías, que conste. Mi madre siempre dice que “no hay mejor desprecio que no hacer aprecio” pero parece que algunas utilizan este refrán para crecerse aún más.
    Menos mal que no nos vemos a diario porque, conociéndome, a estas alturas ya la hubiese agarrado de los pelos!
    Besitos.

    Winnie0: soy de las que piensa que, aunque hombres y mujeres somos diferentes en algunas cosas, hay de todo en todas partes. Aunque, la verdad, he visto comportamientos tontos en tíos pero no de este tipo… en realidad, no sé si me compensa darle un repaso pero, por otra parte, tú sabes lo bien que me iba a quedar? Eso sí, un repaso en plan elegante… más que nada porque si le agarro de los pelos a lo mejor me denuncia! (que no es por falta de ganas, ji, ji)
    Cuando la veo de nuevo (cuanto más tarde, mejor) ya decidiré qué hacer, en función de lo que haga ella y de la pereza que me de a mí enseñarle los dientes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La Boutique de la Srta. Bamboo: lo que comenta la autora del artículo es una táctica mucho más dañina que echarle una miradita de complicidad a una amiga: cuchichear y reirse del otro para hacerle sentir una basura. Esta tía es, además, es mucho más atrevida: flipas con el tono en el que me ha hablado las 4 veces que me ha visto y con sus pullitas.
    A mí me parece que ella sola se retrata con esa actitud pero ya me está cansando con sus bobadas. En cuanto a mi chico: no me extrañaría que se enfadase (porque no hay quién le entienda) pero, llegados a este punto, me importa un pito.
    Muak.

    MariaJosé: entiendo lo que dices pero discrepo. Pienso que en este caso, la que le tiene que poner las peras al cuarto soy yo, que para eso es a mí a la que le está tocando la moral. También creo que mi chico debería haberle pegado algún corte: concretamente, la última vez que se encontraron le hizo un par de comentarios que eran de haberle dado dos sopapos… Que mi novio le cante las 40 por un comportamiento que ella tiene conmigo cuando él no está me perjudica a mí: me pone en el papel de niña pequeña indefensa… algo que, definitivamente, no soy, ji, ji, ji.
    Besos.

    Artemar: fíjate que, en otro caso, pasaría hasta de la mirada-matadora porque hay veces en los que hasta el sueño me entra con este tipo de situaciones.
    Sin embargo, ésta ya ha conseguido ponerme al límite de mi paciencia: no le paso ni media más, bastante inofensiva he sido con ella. Ha llegado el momento de enseñarle “la cara B”, ji , ji.
    Coincidí con ella en una comida y lo único que podía pensar era: “esta tía es tonta!”.
    En fin, qué gente lleva mi carro…
    Besitos.

    Alforte: lo has entendido muy bien. El problema de estas personas no es que pases de ellas. Es que el hecho de ignorarlas, generalmente, hace que se crezcan y se crean que eres imbécil. Y eso sí que no, hijo mío, que ya no tengo años para estas tonterías.
    No hay como un buen corte a tiempo para evitar males mayores.
    No nos vemos casi nada pero espera a que volvamos a coincidir y me dé la más mínima oportunidad… ya estoy afilando el cuchillo!!!
    Poderío, poderío, fliparías si me vieses en acción: soy un caso muy parecido al de Hulk, sólo que no me pongo verde ni se me rompe la ropa.
    Menos mal que en nuestro virtual marriage sólo hay buen rollo…
    GoingWild Kisses.

    ResponderEliminar
  10. Las tías somos especiales! ellos no son así, y no actúan como dices como en un patio de colegio...

    Hay mucha petarda suelta, pero el mejor desprecio..., no hacer aprecio, aunque si te encienden, hay que desfogarse!

    ResponderEliminar
  11. A mi me parece q un borderío en este caso, es lo merecido!
    A muchas de estas listillas lo q peor les sienta es un borderío en medio de una reunión, nada de hacer un aparte y encararse.

    Ya nos contarás!
    Besos,
    xx

    ResponderEliminar
  12. A TRENDY LIFE: también es verdad que he visto comportamientos en tíos de ésos que hacen que te pongas roja de vergüenza ajena (típico caso del "a ver quién mea más lejos") pero el de la tía a la que se refiere el artículo y la otra a la que me refiero yo son más comunes entre nosotras, creo yo.
    Con los años voy perdiendo fuelle y cada día me apetece menos meterme en batallas inútiles como éstas... salvo que venga la típica idiota que me agote la paciencia: entonces sí que no me corto!
    Muak.

    FASHIÓN(con acento): chica, es que ésta se lo está ganando a pulso, la tía. Que conste que todas las veces he estado de lo más modosita y hasta amable!!!
    Lo de cogerla aparte ni me lo planteo: ella intenta dejarme en evidencia delante de gente así que cómo no voy a darle el "placer" de aguantar el tipo en público? Y, espérate, que con los años me he hecho especialista en borderíos sutiles, de ésos que la interesada pilla al instante pero que el resto del grupo cree que son una broma. Ji, ji, ji, a mí lo único que me hace falta es que me den una escoba y me abran una ventana!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. No hay mejor arma que la indiferencia, si pasas de ella se cansará y dejará de ponerte malas caras.

    Si esto no funciona hay que pasar al tirón de pelos y arañazos en la cara, no es lo más civilizado pero da resultado. Te lo dice un chico de barrio... je,je....

    Un beso guapa

    UT

    ResponderEliminar
  14. Puede que después de no hacerle "aprecio", si no lo coje, haya que darle un escarmiento.
    No te dejes amedrentar y si, al hablarlo con el cítrico dice que no le importa mucho: Adelante!!

    http://pirotessasblog.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Es una pena pero esta es la actitud típica de chicas... y no veas que rabia!! al principio supongo que piensas que es una tontería y que no puedes ponerte a su altura pero al final acabas declarándole la guerra!!! ya nos contarás!!

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  16. Jajajaja, entre el asesinato de la paloma y esto...jajajaja
    Yo creo que en alguna época mía muy turbia, alguna vez (no llegaran a 5 en mi vida entera) he hecho eso de mirar a alguien de arriba a abajo, pero no me he reído ... NUNCA! De hecho soy de las de "no hagas lo que no te gusta que te hagan a ti"!!!
    Y sabes qué? Estoy de acuerdo contigo, a esa gente, contestarles o ponerles mala cara les da pie a seguir con la burla y hacerla aún más doliente o más ofensiva...
    Mejor ignorarles y estar segura de una misma (que se note) y con la cabeza bien alta!!!

    No hay mejor DESPRECIO que no hacer APRECIO!

    Kissssssssss locaaaaaaaaa
    Leire

    ResponderEliminar
  17. En general, mi primera opción suele ser alejarme de estas personas, poner tierra de por medio y no acercarme a ellas ni con un palo. Yo a mi alrededor ya sólo quiero gente buena, lo otro es un despilfarro de energía y fuerzas que podrían utilizarse en causas mucho mejores.

    El problema es que con la tipa ésta te tienes que ver por el trabajo, según me ha parecido entender, así que mi fina estrategia "passsso de tí, tía. ¡Puerta! ¡Ahí te quedas! etc" directamente no sirve porque la tienes que ver quieras o no quieras.

    Ahí tu actitud de ignorarla ha sido muy elegante pero, como muy bien dices, eso a lelas como ésta, de hacerles algún efecto, es justo el contrario, el de lograr que se crezcan. Te leo, compruebo todos los días en distintos lugares el ingenio que despliegas, es seguro que si atacas te la comes con patatas, así que la próxima vez que se ponga tonta, haz lo que te digan las tripas y lo que más te apetezca porque lo que es seguro es que al trabajo no vas a que te toque las narices una boba.

    ResponderEliminar
  18. Gracias guapisisisima!

    Yo tambien he conocido a muchas memas de este estilo. Menos mal que la edad y la experiencia nos hace estar por encima de todo eso!

    Zepequeña.

    ResponderEliminar
  19. Querida amiga: para empezar dime, ¿sabes levantar la ceja? Quiero decir, ¿sabes levantar mucho una ceja?. Si es así no lo dudes y elévala al infinito mientras la miras. Si no lo pilla (desconozco el grado de idiotez) ignórala. Ignórala ostentosamente mucho. Porque como dice el viejo proverbio árabe: quien no entiende una mirada no entenderá una larga explicación.
    Suerte y a la vaca.

    ResponderEliminar
  20. Tenemos que dar a Uno el premio a comentarista del año. O de la década. Qué to*tal*.

    Yo te veo a tí con el suficiente arrojo y serenidad como para decirle algo sobre lo poco poquísimo que te gusta su comportamiento. Y si eso no le hace cambiar, un par de voces bien dadas. Vaya pájara. Yo sí que he visto más de una vez ese comportamiento entre mujeres. Y entre gays. Y entre heteros seguro que no se da porque piensan que es cosa de mujeres. O de gays. Que si no, más de uno y más de dos lo harían.

    Muakkks de que seguro que lo que no soporta es tu belleza y poderío. I mean it.

    ResponderEliminar
  21. Ut: no es por nada pero tú y yo podríamos pasar por miembros de una misma familia. Habremos sido hermanos en alguna otra vida?
    En verdad que las malas caras y los aires que se gasta esta tía me traen sin cuidado pero lo que me empieza a cansar es que se tome mi indiferencia como una invitación al “esto es barra libre y todo vale”.
    No te creas que no le daría un buen meneo con muchísimo gusto porque no se merece menos pero, para mi desgracia, me toca utilizar métodos más sutiles, del siglo XXI… con lo feliz que sería yo en la Edad de Piedra, saliendo de una cueva con un garrote en una mano y la cabeza de alguno agarrada por los pelos en la otra!
    Besitos.

    Pirotessa: eso es lo que yo pienso. Chica, en el fondo, es una función social: espabilar a memas como ésta y enseñarles cuál es su sitio redundará en beneficio de todos. Pero qué triste es tener que ponerse así a estas alturas de la película, con 34 años…
    En cuanto a la media naranja: es de los que no se para a pensar en estas cosas ni medio minuto… claro, hasta que le pasan a él y entonces hay que escucharle mañana, tarde y noche con el mismo rollo. Casi mejor no le comento nada porque lo más seguro es que me aconseje todo lo contrario a lo que yo creo que me conviene, ji, ji.
    Muak.

    Patricia. Mode et Tresors: ya sabía yo que me ibáis a entender! Es lo que pasa: estás en la disyuntiva de si desmelenarte y tirarte al barro o seguir en el papel de señora elegante y seguir ignorándola.
    Pero chica, llega un momento en la vida en el que hay que sacar la barriobajera que todas llevamos dentro para que idiotas como ésta se den cuenta de dónde está exactamente la línea que, si valoran su integridad física, no les conviene cruzar.
    Tranquila y de buen rollito, sí, pero de tonta no tengo un pelo!!!
    No creo que coincidamos en breve pero si hay novedades, por supuestísimo que las colgaré en el blog!
    Un besito.

    No victims, No fashion: ya lo dice el refrán: “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Seguro que todos hemos sido odiosos en algún momento de nuestras vidas pero lo que empieza a ser ridículo es tener estos comportamientos una vez que ya se ha pasado con creces la adolescencia…
    En mi opinión, la mejor estrategia es la indiferencia, salvo que eso produzca el efecto contrario: hay gente que no tiene muchas luces e interpreta esa pasividad ante sus provocaciones como un signo de debilidad. Entonces es el momento de pasar al Plan B que no es otro que enseñar un poco los dientes, en plan advertencia. Si con eso tampoco funciona, al ataque!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Deberías mandarle un mail con un enlace a este post ya!!!

    ResponderEliminar
  23. Ronronia Adramelek: soy como tú. Cuando era más joven, perdía muchísimo tiempo y energía en batallas inútiles que no llevaban a ninguna parte y que, la mayoría de las veces, no me traían más que quebraderos de cabeza y disgustos.
    Con el tiempo fui aprendiendo que hay muchos tipos de personas en el mundo y que no hay que desperdiciar ni un minuto con las que no nos aportan nada: cuanto más lejos, mejor.
    Sin embargo, existe una variedad de sinsorgas a las que parece que no les da la neurona para pillar las indirectas al vuelo y que, se ponen tan pesadas, que acaban consiguiendo que salga la fiera que todos llevamos dentro.
    Con ésta en concreto, tengo que tratar (muy esporádicamente) en el trabajo. Casi no nos vemos y eso es lo que la salva de no haber recibido ya un par de zarpazos. Pero, tiempo al tiempo, porque la pobre no parece muy espabilada así que, tarde o temprano, me lo acabará poniendo a huevo! Ronro, no me negarás que es de traca tener que ponerse a estas cosas con nuestra edad… me siento como en “Regreso al futuro”: sólo que yo vuelvo a mis años de instituto! Qué pereza!!!
    Besitos.

    Zepequeña: y tanto que sí. Todavía me acuerdo de cuando mi madre me daba consejos del tipo de “no hagas ni caso” o “hay que estar por encima de esas cosas” y yo pensaba: pero qué dice esta mujer?
    No hay nada como cumplir años para darse cuenta de lo ridículos que son algunos comportamientos y de la razón que tienen a veces las madres!!!
    Zorionak berriro, guapa! No te mereces menos que se te valore lo que haces. Me alegro muchísimo por ti.
    Muxux.

    Uno: socio del alma, no sé levantar la ceja de la manera que tú dices pero sé poner morritos de Pato Donald, echar miradas matadoras (en el sentido más fulminante de la palabra) y dar unos cortes de los que hacen que te tiemblen las rodillas. Tú crees que con eso valdrá?
    Las pocas veces que coincidimos finjo tanto que no existe que no sé cómo es posible que no se haya desintegrado aún. No creo que esta tía entienda de miradas, de silencios, de leer entre líneas ni de hacer la “o” con un canuto… así que, como para entender una explicación del tipo de “tu comportamiento es inaceptable. Te ruego que depongas esa actitud tan poco civilizada”.
    No obstante, y sólo para que quede claro, cuando saco la artillería pesada no suele dar lugar a error: queda meridianamente claro por dónde van los tiros.
    Muak.

    Theodore: has vuelto! Ya me estaba empezando a preocupar: al principio pensé que a lo mejor estabas de viaje; luego que podrías estar muy enfermo como para acercarte a la pantalla. Pero, más tarde, empecé a temerme lo peor… que te habrías ENAMORADO!!!! (como amiga, me alegraría mucho por ti pero como lectora-comentarista de tu blog sería la muerte!)
    Sin desmerecer a nadie: Uno siempre es to*tal* así que apoyo su candidatura a Mejor Comentarista del Año.
    Casi prefiero saltarme la parte del arrojo y la seguridad y pasar, directamente, al momento moñeo. Fíjate que yo creo que a ésta lo que le pasa es que HalfOrange le pone desde hace años y no me traga porque cree que estoy usurpando su lugar: cuando yo lo conocí ya tenía una edad así que la tía ésta tuvo bien de años para echarle el lazo. Que hubiera andado más lista!
    Este comportamiento no es muy de tíos heteros: ellos suelen tener otras formas de compensar sus inseguridades (que, dicho sea de paso, también le provocan a una más de un sofocón!)
    Muakkks de lo que no soporta es no ser ella la persona con la que la media naranja vuelve a casa todas las noches.

    Mónica Muñoz: no creas que no lo he pensado, ji, ji, pero casi prefiero darle una “sorpresa” a ella, en vivo y en directo.
    Muchas felicidades, Mónica, de todo corazón. Es una alegría ver cómo el esfuerzo, el trabajo y el cariño que pones en tus cosas es recompensado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Ay, si, yo también me he topado con varias de esas!!! Y aunque normalmente soy de ignorar, reconozco que en ocasiones te pueden sacar de tus casillas por maleducadas y descaradas. En esos casos una mirada de "tía, tú eres tonta" es lo mínimo! Un beso!

    ResponderEliminar
  25. BdeH: creo que todos estamos más o menos de acuerdo en que lo mejor con este tipo de personas es ignorarlas. Sin embargo, hay veces en que es peor el remedio que la enfermedad porque lejos de cortarse un pelo, se crecen aún más! Ése es el momento de cortarles las alas de cuajo!!!
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  26. Pues si querida, contesto tarde pero contesto. Aunque dicen que la ignorancia en estos casos es lo más efectivo, este tipo de petarda se merece un poco de artillería pesada de vez en cuando, porque ellas también se ponen pesaditas. Es curioso porque esta conversación la he tenido en varias ocasiones últimamente con una amiga a la que le ha tocado la pesada "ex" de turno. Me encanta el humor de Bárbara Alpuente, alguna vez he coincidido con ella. Mi amiga "la del martillo" a la que recordarás por alguna aventurilla contada en el blog, es muy amiga suya.

    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  27. Lullu: pasar de ellas es el plan A pero, desgraciadamente, la mayoría de las veces hay que pasar al plan B (o, si se da el caso, incluso al plan C...) porque además de lerdas para captar las sutilezas, suelen reincidir una y otra vez... hasta que, claro está, acaban con la paciencia de una!
    Sin haber estado presente en las conversaciones con tu amiga, estoy más que segura de saber qué es lo que la lleva por el camino de la amargura: estas tías son todas cortadas por el mismo patrón. El remedio es desagradable pero eficaz: un par de buenos zarpazos y verás qué rápido desaparece del horizonte la tercera en discordia!
    Bárbara Alpuente es genial y tu amiga "la del martillo" (of course que me acuerdo) tampoco le va muy a la zaga, ji, ji.
    Muak.

    ResponderEliminar