miércoles, 3 de noviembre de 2010

JUGUETES INFANTILES MODERNOS

Este fin de semana me he estado fijando en la cantidad de juguetes infantiles que se anuncian por televisión.


Y lo que te rondaré, morena. Faltan menos de dos meses para Navidad así que a partir de ahora veremos bebé caquitas, espadas láser, monopoly edición estación MIR y Barbie mecánica de coches de F1 hasta en la sopa.

Veo un denominador común en los juguetes (sobre todo en los que van dirigidos a las niñas) y es que casi todos son una tan feos que le dan a uno ganas de echar a correr.

Qué contenta la niña con la casa de muñecas!

Esto mismo pensó Douglas Rollings empresario, vendedor, comprador de juguetes y antiguo empleado de Toys "R" Us que en una entrevista dijo: era un comprador de juguetes cansado de ver juguetes horrorosos en el mercado.

Así que, ni corto ni perezoso, fundó Brinca Dada junto con el arquitecto Tim Boyle. Brinca Dada es una empresa cuyo objetivo, en sus propias palabras, es diseñar juguetes que a los padres les guste admirar y con los que los niños quieran jugar.

La consecuencia de esta unión es la casa de muñecas del futuro: Emerson House.

Flipa con la chabola!

Atentos, que así es como definen su casa de muñecas:

Emerson House es el hogar perfecto para la familia moderna. La casa tiene 6 habitaciones, una sala de estar, cocina, biblioteca/despacho, dormitorio principal, cuarto de baño y dormitorio infantil.

Por supuesto, el mobiliario está diseñado, en exclusiva, para decorar la casa (faltaría más!)


Con sus espacios abiertos y grandes ventanales desde el suelo hasta el techo, Emerson House goza de luz solar natural durante todo el año. Esta moderna casa está equipada con extras como las esquinas con ingletes de vidrio, dos chimeneas, puertas correderas de vidrio, paneles solares y luces LED empotradas. Su construcción es respetuosa con el medio ambiente empleando pinturas no tóxicas.


Por supuesto, la Barbie es demasiado choni para vivir en esta maravilla de casa así que Brinca Dada también se ha ocupado de diseñar a sus habitantes, que son estos de aquí:


Unos muñecos minimalistas y sofisticados que se sentirán como pez en el agua dentro de Emerson House.

Sólo la casa ya cuesta 329$ (unos 235€) El mobiliario y los muñecos se compran por separado.

Ay, quién fuera muñeca para vivir en una casa como ésta, verdad?

Sin embargo, yo sigo manteniendo mi teoría de que este tipo de juguetes están dirigidos al consumo de los adultos y no al de los niños.

Después de haberse gastado media herencia, a ver quién le deja el juguetito al niño para que lo reduzca a cenizas...

Por otro lado, no creo que los más pequeños se sientan muy atraidos por objetos tan sofisticados como la Emerson House. Para muestra, un botón: cuando teníamos más o menos 9 años, a mi prima y a mí nos regalaron una cajita de música muy parecida a ésta:


Las nuestras eran mucho más grandes, rosa chicle y cada vez que se abría la tapa sonaba una musiquita pastelona al ritmo de la cual se movía una bailarina de plástico, con un tutú raquítico y menos detalles que el salpicadero de un Seat Panda. Mi cajita de música aún sigue en casa de mis padres así que puedo decir, con todo conocimiento de causa, que aquello era más feo que pegar a un padre.

Eso sí, para nosotras fue el mejor regalo del mundo y las guardábamos como si fuesen el mayor tesoro que se puede tener en la vida.

Una caja de música hortera y súper-choni! Es justo lo que quería!!!

No hay razón para que os alarméis: en la actualidad, tanto mi prima como yo somos personas normales y equilibradas, con un gusto más que refinado. No obstante, hace 25 años éramos unas niñas como todas las demás: nos gustaba el rosa en todas sus intensidades, las joyas de plástico, el tul, los disfraces de princesa, las pegatinas de ositos, la brillantina y el maletín de maquillaje de la Señorita Pepis.


Jo, los ojos nos hubiesen hecho chiribitas con un disfraz como éste.

A mí me parece que los niños de hoy en día son más espabilados de lo que lo éramos nosotros pero, en esencia, no son muy diferentes a los de mi generación. A estas edades no se puede pretender que tengan buen gusto: sólo quieren jugar con eso que les llama la atención y les entra por los ojos (aunque a nosotros, los mayores, nos den sudores fríos sólo de ver esos juguetes que parecen diseñados por alguien con problemas en la vista)

Hasta Doug Rollings, fundador de Brinca Dada, reconoce que: muchos de nuestros pedidos hasta el momento, son para adultos.

Qué os parece la Emerson House? Creéis que un niño pequeño puede entender ese concepto de casa de muñecas o está más dirigido al coleccionismo? Os acordáis de los juguetes que hacían vuestras delicias cuando érais pequeños?

25 comentarios:

  1. Sin duda una casa así....¡la quiero para mi! OH!! pero ¿por qué es tan injusta esta vida? jaja Bueno una cosita...lo de persona equilibrada no va contigo...jaja que estás como una moto...jaja Pero me encanta que nos hagas reir. Un beso

    ResponderEliminar
  2. En la vida le compro a mi hija una casa como esa...corro el riesgo de que me diga "Mamá, ¿pero entonces en qué mierda de casa vivimos nosotros?" jajaja BESOS!

    ResponderEliminar
  3. Yo tb soy de las que pienso que cuanto más "choni" y rosa es el regalo más le gustas... es como una proporción, cuanto más brille el regalo más posibilidades tienes de acertar!! Yo tampoco compraría esa casa a un niño, menudas espectativas le creas y por cierto los muñecos son bastante feos!!

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  4. Cariño eso es un juguete de papa's y si son arquitectos más todavía jajaja, los nenes quiere purpurina, cosas que manchen, rosas pastelosos y camiones chonis... los niños siempre quieren esas cosas el caso es cuando van entendiendo un poco más y ya empiezan con los juegos mas tecnologicos y sofisticados, pero a una nena de 3 años tu dale el atuendo princesa y verás que cara se le pone... es así! ni machismo ni nada es ilusión por la purpurina!! luego de mayor buscas las lentejuelas y los vestidos dorados por asociación con los trajes de princesa XD jaja

    ResponderEliminar
  5. Justo este finde que tuve mil cumpleaños de niñas, triunfó el regalo más básico... los recortables...la casa de muñecas la veo para adultos, una niña puede ayudar en el montaje, pero difícil veo que pueda terminarla... Un besote guapa

    ResponderEliminar
  6. Ya empezamos con el tema de las navidades y las cartas, se nos va a hacer larguísimo. Sobre todo a mi hijo de tres años. Hoy camino de bus me ha preguntado a ver cómo se apellida el Olentzero, pero que cosas se les ocurren, y como no lo sabía me ha dicho que lo busquemos a la noche en internet para mandarle bien la carta. Este pobre no va adormir como no le responda pronto.
    Musus guapi

    ResponderEliminar
  7. La casa me ha dejado alucinado, que pasada! pero me parece un poco fuerte que sea un producto de Toys "R" us. Así van a salir nuestros hijos, consumistas y medio bobos!

    Yo me quedo con mi barco pirata, mis clicks de playmovil, mi coche de bomberos, las chapas, el scalestrix y una cabeza gigante que mi hermana peinaba y maquillaba...je,je....

    Hoy en día las cosas han cambiado tanto, lo veo en mi sobrino mayor, que siempre se pide juegos para la playstation y las miles de maquinitas que tiene.

    Un beso

    UT

    ResponderEliminar
  8. jajajaja... es una pasada pero para adultos.
    a los niños dales la caja y serán felices jajajaja

    besos

    ResponderEliminar
  9. Winnieo: y tanto que sí! Paso de la casa de muñecas-maqueta ésta: dónde está el arquitecto que puede construirme una pedazo casa como ésa? La otra alternativa para disfrutar de semejante maravilla es que nos convirtamos, por arte de magia, en muñecas alternativas como las de la foto.
    Aunque no lo creas soy una persona bastante equilibrada… sólo que leyendo este blog no lo parece, ji, ji.
    Besitos.

    Gadirroja: eso es lo mismo que pensé yo cuando la ví. A mi novio le dan ramalazos de “qué bien viviríamos en un chalet”: si le comprase esa casita de muñecas, le entraría una depresión. Después de verla ahí, puesta al detalle, cualquier piso normal parece una basura!
    De todos modos, no veo yo que a un niño pequeño le hiciese mucha ilusión que le regalasen una casa tan sobria como ésta: donde estén la brillantina y los colores chillones, que se quite el diseño!
    Muak.

    Patricia. Mode and Tresors: estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo choni vende entre los más pequeños: sólo hace falta ver las cosas que nos gustaban a nosotros cuando teníamos su edad. Las cosas no han cambiado mucho en este aspecto. El regalo perfecto tiene que cumplir algunas de estas premisas: grande, de colores chillones, brillante o con lucecitas y, a poder ser, ruidoso a más no poder. Con algo así debajo del brazo, ya puedes ir tranquila a cualquier cumpleaños infantil que triunfas seguro!
    Los muñecos son muy modernos y minimalistas pero a ver dónde encuentras un niño al que le gusten…
    Un besito.

    Anita Patata Frita: no puedo estar más de acuerdo. De niños todos somos un poco urracas (algunos seguimos siéndolo, ji, ji) y nos gusta todo lo que brilla y nos llama la atención al ojo. Luego a algunos le “nace” el buen gusto y a otros no.
    No tengo la más mínima duda de lo que les tengo que regalar a mis sobrinos postizos: juguetes grandes y brillantes, de colores llamativos, purpurina y lucecitas por todas partes! Éxito asegurado!!! Sobre todo cuando son pequeños. Ya de más mayorcitos les van gustando otras cosas más elaboradas.
    Si apareces con la Emerson House en el cumpleaños de algún crío, lo mismo te la tiran a la cara!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy de las que me paso horas con una caja de cartón enorme ayudándole a mi hija a fabricar una casa: pintamos, recortamos, pegamos y sobre todo disfrutamos... Así que me quedo con los juguetes de siempre. Por cierto, los habitantes de la supermegacasa son un horror!!!

    ResponderEliminar
  11. Vaya chavola!!! Con lo que me gustan la maquetas, esa se la pido a las Reyes Magos de Oriente, que he sido un "niño" bueno, que me la regalen a tamaño natural a ser posible...para niños esa casa Hombrepordios!!!!!

    Yo cada navidad pedía los coches teledirigidos de Rico y coches para mi colección en miniatura.
    Yo no lo recuerdo, pero me aseguran que un años insistía y berreaba por una casa de muñecas ...

    HomeSweetHome Kisses

    ResponderEliminar
  12. Voy a demandar a Rollins, Brinca Dada y la demás purrela por copiarme la casa. Es igualita que la mía solo que yo tengo 6 cuartos de baño. Hasta los muebles me ha copiado. No es necesario que puntualice, supongo, que yo no tengo esa caracartón de los habitantes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. La Boutique de la Srta. Bamboo: es lo que yo digo: los tiempos no han cambiado tanto. Al final, a los niños de hoy en día les siguen gustando los juguetes que nos gustaban a nosotros. Un poco mejor hechos pero, en esencia, los mismos juguetes.
    Me acuerdo muy bien de los recortables: eran un clásico en mis tiempos. A mí, personalmente, no me gustaban mucho porque siempre se me acababa doblando (e incluso, rompiendo) la cabeza de la muñeca y eso me daba muchísima rabia!
    Esta casa no es ni para que te la monten tus padres y jugar luego con ella: me llegan a regalar algo así cuando era pequeña y me pongo a llorar… con lo que me gustaba a mí la casa de Barbie, toda horripilante, en plástico rosa. Dónde va a parar!
    Besitos.

    Demoda: tu hijo es un crack! Nunca se me había ocurrido pensar en cómo se apellida Olentzero! A ver cómo sales de ese atolladero, guapa, porque no es nada fácil… qué ricos son tan inocentes aún. Sólo por la ilusión que les hace y por ver esas caritas el día de Olentzero, merece la pena todo, a que sí?
    Ya me contarás el final de esta historia porque me has dejado intrigadísima.
    Muxux.

    Ut: el que era trabajador de Toys “R” Us es el fundador de la empresa que fabrica esta casa de muñecas. No me imagino un producto tan sofisticado en las estanterías de Toys “R” Us y, para que conste, yo soy como los niños: lo que me fascina y me sorbe el seso son los juguetes chonis de toda la vida. No sabes cómo me gustaba ir a casa de unas primas que tengo porque ellas tenían mogollón de cosas de la Barbie (incluido Ken y un coche rosa chicle descapotable en el que iban los dos!)
    Siempre quise tener un Scalextric!!! La cabeza sólo la maquillaba y peinaba tu hermana? Confiesa!
    Es verdad que a los chavales de hoy en día, en cuanto crecen un poco, lo que más les va son las maquinitas tipo Playstation… con lo bien que nos lo pasábamos nosotros con los clicks de Playmobil!!!
    Muak.

    maba: y tanto que sí. Con esa casa de muñecas los que más disfrutan son los padres. Los hijos, seguramente, se lo pasarán bomba con los envoltorios de todos los accesorios. Me acuerdo que una de las cosas que más nos gustaba a mis primos y a mí era explotar las burbujas del plástico de embalar!!! Nos volviámos locos de contentos cuando mi padre nos traía un trozo ahí, pegándonos, para ver quién explotaba más burbujas! Fíjate tú si éramos fáciles de entretener.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  14. tuestilistaonline: me recuerdas a mi jefa que tiene 3 hijos y es una auténtica madraza! Siempre encuentra el tiempo y las ganas para jugar con sus hijos, hacer manualidades con ellos, salir al parque a pegar botes… no sé cómo lo hace, hija. Y todo eso con una sonrisa en los labios: a mí me maravilla esta mujer!
    Construir una casa de muñecas con una caja de cartón es lo más: aunque no quede tan perfecta como las que se compran en las jugueterías, se le tiene más cariño y, además, sirve para pasar un buen rato. Me gusta! Cuando los hijos de mis amigas sean más mayores les propondré algo así, a ver qué dicen.
    Los habitantes modernos estos parecen personas despellejadas, hija. Muy minimalistas y muy sofisticados pero da miedo verlos!
    Besos.

    Alforte: no es por llevarte la contraria pero, por si no lo sabes, los Reyes Magos sólo les traen regalos bonitos a los niños que se han portado bien todo el año: tú has sido bueno este año? Para una casa como ésa a tamaño natural: ponte a la cola, guapo, que las demás nos la hemos pedido antes! Le regalas eso a un niño y te escupe en la cara: donde esté el camión de bomberos de toda la vida, que se quite ese armatoste.
    Mi padre me traía coches en miniatura los fines de semana: cómo me lo pasaba yo sola con mi Seat 124 y un Jeep amarillo que tenía hasta conductor!
    No puedo parar de reir imaginándote pataleando por una casa de muñecas: eres mundial! Deduzco que no la conseguiste, no?
    DollHouse Kisses

    Uno: no sé por qué pero ya me sonaba a mí esta casa y ese mobiliario… sin duda, nadie salvo tú podría vivir en semejante choza que es un símbolo del buen gusto, el estilo y la sofisticación. Si no dejases entrar en tu casa a cualquiera, no te pasarían estas cosas… que no se puede ser tan confiado, hombre.
    En cuanto a la familia moderna: está bien que puntualices porque si los de Brinca Dada te han copiado la casa y el mobiliario es muy raro que no se hayan inspirado en ti para el aspecto de sus muñecos. Aunque, si tú dices que no, yo te creo.
    Por cierto, suma esto a nuestra lista de negocios: lo que saques de esa demanda va al 50% que si no es por mí, ni te enteras de que están comercializando una maqueta de tu casa y tus muebles (ya estamos en paz con lo de los usurpadores que suplantaban mi identidad en Barcelona)
    Muak.

    ResponderEliminar
  15. Yo desde luego los veo para adultos esa sobriedad en formas , colores y materiales no creo que vaya precisamente con la mentalidad de un NIÑO , estoy 100x100 contigo , son para adultos, por lo menos no me imagino a mis hijos con juguetes asi...Besos guapa.

    ResponderEliminar
  16. Durante un tiempo fui la única niña de una graaan familia, una especie de hija única a la enésima potencia, así que me llenaban de juguetes con los que no jugaba nunca porque estaba demasiado ocupada dedicándoles toda mi atención al oso del orinal. ¿Sabes cómo es un muñeco de orinal, no? Son de plástico duro y por detrás son planos y llevan como dos tetones para sujetarlos al retretillo y que el niño a su vez se agarre a ellos. Un adefesio en toda la regla. Pues tengo fotos vergonzantes que mi madre le ha enseñado ya a todos los amigos rodeada de peluches ignorados y abrazada al oso del orinal.

    Ya ves. El oso más feo del mundo y darme pedradas y hacer el animal en la calle, seguro que si me hubieran puesto delante entonces esa casa de muñecas la habría mirado con atención durante media hora y luego ya nunca más.

    Otra cosa es que a los adultos a veces les da por comprar juguetes que responden a su gusto y no al de los niños, y así luego pueden quejarse de que las criaturas tienen demasiadas cosas y no aprecian lo que les regalan, cuando los críos son como los adultos, les gusta lo que les gusta y si no les aciertas no es culpa suya ¿no?

    ResponderEliminar
  17. Antes de nada, doy fe de que eres una persona equilibradísima, y esto lo digo muy en serio. Y ya un poco menos en serio, añado que tu equilibrio está esencialmente ubicado en lo mental, porque en lo físico ya es famosa en toda la blogusfera tu tendencia irrefrenable al trompazo, qué le vamos a hacer, amore... :-)

    El juguete evidentemente es para que los adultos (modernos y como muy guays) flipen in colours mientras sus niños los miran con cara avinagrada o berrean directamente pidiendo glitter y chonismos varios. Los niños son así. Recuerdo una amiga que tenía que era lo más moderno del mundo, y le hacía a su hija unos vestidos sobrios y modernos (muy de niña, pero de niña cool), y la niña lo que quería eran puñetitas, encajitos y adornos de floripondios y butterflayers (me acabo de inventar este palabro y me encanta). Era una guerra continua. Y ganó la niña, por supuesto.

    Me acabo de dar cuenta de que he escrito "blogusfera" sin darme cuén, pero también me gusta como suena :-)

    Muakkks de mi pequeño pony (y sus mariachis)

    ResponderEliminar
  18. Jo, me encanta la Brinca Dada!! Lo mejor es el bebé, qué gracioso. Bueno y los muebles. Pero estoyd e acuerdo contigo, a mí de pequeño los regalos que me gustaban eran los más guarros. Y ya de mayorcito me dislocaba el blandiblup. La de guarrerías que hice con el amasijo (y no pienses mal...)

    ResponderEliminar
  19. No, no conseguí la casa de muñecas y creo que eso ha supuesto un antes y un después jajaja

    Hogarín Kisses

    ResponderEliminar
  20. Olivia: es que nos quieren colar que esto es un juguete para niños y no es verdad. A ver qué padre le compra a su hijo esta casa… alguno que son se entera de lo que le verdad les gusta a los niños. Todo tiene su edad: cuando eres un crío te encantan las horteradas, es así. Y qué bien poder disfrutar de esos juguetes tan horripilantes con la excusa de que eres un niño!
    Muak.

    Ronronia Adramelek: soy hija única y, además, bastante rara desde pequeña. Era de ésas que se entretenía sola con cualquier cosa, sin dar la lata, durante horas. De hecho, mi madre cuenta que solían entrar en mi cuarto cada cierto tiempo para ver si seguía respirando porque estaba más callada que una monja de clausura!
    No me acuerdo cuál fue mi juguete favorito pero, por lo que cuentan mis padres, el tema de los cuentos me iba mucho. Eso sí, tenía dos que eran los que más me gustaban: uno de un pato y sus movidas y La Cenicienta! El cuento de La Cenicienta estaba hecho polvo de tanto que me lo tenían que leer y me sabía los diálogos (y a qué página correspondían, de memoria!!!)
    Tienes toda la razón: a los niños hay que comprarles los juguetes que les gustan a ellos, no los que nos gustan a nosotros.
    Besitos.

    Theodore: gracias por el voto de confianza pero creo que el día que nos conocimos tuve un día muy inspirado… no siempre soy así: a veces me dan unos ramalazos que parece que estoy más endemoniada que la niña del exorcista! Del equilibrio físico, mejor ni hablamos…
    Hijo mío, ya le costó a tu amiga entenderlo: a las niñas (y no tan niñas) les encantan los lazos, brillantinas, encajes y el rosa!!! Son etapas y yo creo que lo mejor es seguirles el rollo porque si no, es una batalla continua.
    A mí esta casa me gustaría pero a tamaño real, para poder vivir en ella: desde luego no se la compraría a los niños de mis amigas que son bien capaces de darme con ella en la cabeza.
    Me encantan los nuevos palabros “blogusfera” y “butterflayers”: quedan incorporados al diccionario de contraseñas secretas junto a “pitiputi” y otras del mismo calibre, ji, ji.
    Muakkks de barriguitas (qué feas eran las pobres pero cuánto nos gustaban!)

    ResponderEliminar
  21. Squirrel: ya sabía que esto te iba a gustar. El bebé tiene su punto pero a mí me recuerda a algo, que no sé muy bien qué es, que me da un poco de grima…
    De pequeña yo también era muy fans de los juguetes más espantosos y, sobre todo, brillantes! Así se me ha quedado el rollo urraca, ji, ji.
    También tuve un bote de blandiblup, muy a pesar de mi madre que no quería ni oir hablar del tema pero que, finalmente, sucumbió. Era una guarrada auténtica! El mío era amarillo pero en cuatro días se le quedó un color gris verdoso repugnante… cada vez que me acuerdo de lo emocionada que estaba con esa cochinada, me pongo mala.
    No pienso mal: yo también hice muchísimas guarrerías con esa pasta!!!
    Muak.

    jordim: ya ves, no saben qué inventar. Con la excusita de que es un juguete maravilloso y de diseño, a hacer caja!
    Bienvenido.
    Besos.

    Alforte: ya me explicarás cuál fue la diferencia entre el antes y el después porque, con la gracia que tienes, seguro que me voy a reir. Aún estás a tiempo de incluirla en la carta a los Reyes Magos: la casa y, sobre todo, los muñecos!
    Muak.

    I love mum!: yo fui muy de Nancy. Tuve unas cuantas. Las casas de muñecas nunca me llamaron especialmente la atención. Ni te digo hoy en día: no quiero un trasto como ése, ni regalado. Por mucho que sea el sancta santorum del diseño.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. asea q onda con eso hehehhe

    ResponderEliminar
  23. no se an pe n..... osea no sieve para nada eso si tontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontostontos todos los que an escrivido menos yo jejejeej

    ResponderEliminar