martes, 26 de octubre de 2010

UNA BONITA VISTA EN EL CENTRO DE LONDRES

Hace no mucho os conté que en septiembre me fuí a Londres con unas amigas y que allí le metí el miedo en el cuerpo a un pobre hombre llamado Bart que aún estará temblando...



No fue ése el único embolado en el que me metí yo solita... es lo que tiene abstraerse del resto del mundo mundial cuando una está sentada en una terraza en pleno centro.

La primera mañana que amanecimos en Londres nos fuimos de tiendas. Creo que no compramos nada pero no sería por no mirar, remirar y revolver. Fue tanto el ímpetu que llegó un momento en el que estábamos hasta mareadas de tanta ropa, zapatos y complementos.

Ay, que me da algo!

Nada mejor para reponerse que un tentempié en una terracita más o menos tranquila. Dicho y hecho: en pocos minutos ya habíamos localizado un sitio en el que reposar durante un rato nuestros maltrechos huesos.

Ummm, qué refrescante!


Todo el día quejándonos del trabajo y para una vez que M.L. (que además de mi amiga es también mi compañera de trabajo) y yo nos pedimos unos días libres no pudimos evitar contarle a nuestra amiga Kamikaze que la pequeña luciérnaga tiene la asquerosa costumbre de mirar el canalillo a todas las mujeres de nuestra oficina... aunque lleven un jersey de cuello vuelto!


O pequeña luciérnaga es una versión horrorosa de Clark Kent y tiene rayos X en la mirada o ya me diréis qué se puede ver debajo de un cacho jersey como éste...


Mientras despotricábamos sobre la conducta de este individuo le iba explicando a Kamikaze lo imposible que era que mi jefe pudiese ver un canalillo con la cantidad de capas de ropa que solemos llevar encima cuando nos vestimos para ir al trabajo y para hacerle una demostración práctica se me ocurrió bajarme las dos camisetas que me había puesto y enseñarle lo lejos que estaba la carne del ojo humano...

Esta foto la hicimos para la posteridad: M.L. le modificó el color para que quedase más claro dónde está la carne. La que enseña esa birria de escote soy yo, obviamente. 

Como véis, no es nada del otro mundo: en cualquier playa de España se ve más pechuga... pero en el segundo y medio que estuve enseñando tres centímetros de piel pasó junto a mí un abuelito con una cachava. Tan encorvado que sus ojos quedaban a la altura de mi escote.




Se conoce que este buen hombre hacía varias décadas que no había visto más pechugas que las de la carnicería porque mientras pasaba dijo:

Abuelito: nice view! (bonita vista!)

A todo esto yo, que siempre estoy en la luna de Valencia, no me enteré de nada y solamente fuí consciente de la miradita y el comentario del abuelo del bastón cuando él ya estaba a 30 metros.


Las que lloraban (literalmente) de la risa eran mis dos amigas que habían visto la escena en primera línea!

Estoy casi segura de que tengo todos los boletos para que el nuevo Ministro de Trabajo me contrate en exclusiva: unos cuantos espectaculos de estos en algunas de las calles más transitadas por los abuelitos españoles y una de dos: 1) los mato del susto; 2) los revivo y pueden volver al trabajo y seguir cotizando. Teniendo en cuenta que la crisis va para largo y que quieren incrementar la edad de jubilación a los 67 años, cualquier ayuda es poca!

El sábado estuve en Málaga.



Además de esto y muchísimas otras cosas más, como soy una chica con suerte, pude ver dos pedazo de monumentos que no aparecen en las guías: Alforte y Theodore. Imposible estar en mejor compañía. Gracias, chicos: sóis lo más!

Fue Alforte, precisamente, quien nos habló de esto a Theo y a mí:


Supongo que en nuestra encarnizada lucha contra la pequeña luciérnaga y otros insectos de su misma especie que conviven con nosotras en la oficina este invento nos vendría de perlas pero, sinceramente, creo que en mi caso aún me cabrearía más que me mirasen las de plástico pegadas en la frente!!!

Eso sí, al abuelito se lo perdono todo: yo le alegré un poco el día y él fue amable, educado y nada libidinoso. Todos contentos.

Qué me decís vosotros? Cómo calificariáis esta anécdota del escote? Escándalo público o función social?

36 comentarios:

  1. jaja A ti te van a detener un día por escándalo público...jaja pero no por el escote sino porque te vas a cargar a algún viejecito con semejante escote!!! Eres la monda!!! Un besote

    ResponderEliminar
  2. jajajaja genial, como siempre!! Yo es que siempre digo que lo que se ve en la playa, no pasa nada si se enseña en la calle...pero claro, esa filosofía en un pueblo perdido de 1000 habitantes donde vivo a veces también me causa alguna que otra mirada digamos...rarita jajajja BESOS!

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja

    joe lo que me he reído recordando el momentazo.

    Lo que no dices es, que casi el tierno abuelo casi se desnuca por el esfuerzo que le supuso mantener la mirada en ti, mientras seguía caminando hacia adelante....jajajaja!!

    Es que fue genial, otro momento de los que no se puede describir para entenderlo bien, hay que verlo!!

    Bueno, y luego además fuimos el centro de todas las miradas, porque kamikaze y yo llorábamos de la risa y tú preguntabas, qué pasa? qué pasa?jajajajaja

    NICE VIEW!!

    M.L.

    ResponderEliminar
  4. yo estoy totalmente de acuerdo con el abuelo! NICE VIEW!!

    además, creo que el hombre fue bastante educado dadas las circunstancias (jajajajaja) e incluso gracioso!! de escándalo público nada!!!!!

    besos

    ResponderEliminar
  5. Qué mal pensadas sois las mujeres. No todos los hombres que os miran las tetas lo hacen en plan libidinoso. Algunos, lo hacen con envidia.

    Después de ver lo de la Cotillard lo comprendo todo: esas mujeres que se suben las tetas hasta las amigdalas lo que intentan es acercar la mirada de los hombres a sus ojos.
    Y yo tambien pensando mal.

    ResponderEliminar
  6. hola!!!jolin!!no paras de viajar ehh!!mira que llevaba varios dias pensando..pero donde me anda esta mujer!!!Y ver tu comentario en mi blog me llenó de alegria!!Oye, mira el viejecito que vista más buena!!asi le alegraste el dia fijo, jijijiji!!!un besazo guapaaa!!

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, qué bueno!! Seguro que hiciste muy feliz al abuelo!!

    ResponderEliminar
  8. Ay amore, el placer fue nuestro de tenerte como invitada de honor en nuestra humilde ciudad, je je. Qué buen día pasamos. Los que ya te conocen en persona y lean mi comentario sabrán que no exagero ni una pizca si digo que eres una delicia: inteligente, divertida, cariñosa, atenta... y con un estilazo pero To*Tal*. Y a los que no te conocen aún y lean esto igualmente... PONGAN UNA CAFÉOLÉ EN SU VIDA!!!!

    y dicho esto....la anécdota es muy divertida, la manera de contarla también, pero... como te ha dicho maba, es que no es para menos... NICE VIEW!!!

    Birria de escote, dice. Anda ya por ahí :-P

    Muakkks de que yo disfruté contemplando todo el tiempo tus ojazos. No creo que haga falta explicar por qué :-D

    ResponderEliminar
  9. Seguro que el alegraste el día al viejito, tus amigas se lo debieron pasar muy bien riéndose tanto. Ya se te echaba de menos por aquí, cuanto viaje! Besos!

    ResponderEliminar
  10. hola!!! jajajaja
    me meo! qué anecdota más graciosa!!!
    un beso
    R*

    ResponderEliminar
  11. Jajaja!!! que risa con la foto y que bueno el abuelo... y bueno q decir de las tetas en la frente de Marion, puede que sea una gran solución!!

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  12. Ya estás de vuelta. Menudas pedazo de vacaciones.... qué bien. Creo que el escote está para lucirlo, así que de escándalo nada de nada.
    Musus

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, pobre abuelete.

    Cuando leí: El sábado pasado estuve en Málaga, de golpe te imaginé con Theodore y...efectivamente, allí estaba. Qué envidia me das.

    Sigo suspirando.

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja le diste una alegría! eso está claro! pero bueno el se lo encontro hay otros como tu luciernaga que claroooooo esos no es que de la casualidad que pillen algo es que lo están esperano de enero a agosto XD

    ResponderEliminar
  15. Pues si yo fuera hetero y tuviera que elegir entre tu escote y las tetas de goma en tu frente me quedaba sin dudarlo con las primeras.

    La anécdota del abuelete buenísima, hiciste una gran labor social alegrando a la tecera edad, seguro que este buen hombre no te olvidará en mucho tiempo!

    y que me vas a contar de estos dos monumentos que yo no sepa (Theo y Alforte)!? deberían ser nombrados patrimonio de la humanidad así todos los españoles podríamos disfrutar de ellos. Aunque por lo que leo tu también les dejaste encantados...je,je....

    Un beso guapa

    UT

    ResponderEliminar
  16. Mira maña, menos mal que los abuelitos suelen estar sordos, porque si oyeran no sé si correrían más riesgo de que les diera un patatús mirándote el escote -que yo no encuentro birria, ejem- u oyendo esas conversaciones que te traes con las amigas, que tienen que ser tremendas. De cualquier forma, yo lo tengo claro, función social, más vale morir riendo que vivir con cara de higo. O vivir riendo que morir de un torzón en Benidorm en un buffet libre. Función social, en cualquier caso.

    ResponderEliminar
  17. Lo que me extraña es que no te arrestaran por escándalo público! jaja
    Pero dejando la anécdota a un lado, yo también me uno a vuestro grupo de mujeres en contra de hombres luciérnaga y demás especies, solo con decirte que hay un profesor de Dibujo Técnico en mi uni que en los exámenes unicamente resuelve dudas o preguntas sobre los ejercicios que se mandan hacer a las chicas con buenas vistas, ah! y además, el año pasado entregó en pleno exámen de Junio la solución a dos chicas... que inocentes fueron! además de viejo verde el tío es un cab*** porque la supuesta solución no era más que eso una "supuesta" solución.
    Suspendieron las dos.
    En fin, cuanta mano de obra robada a la agricultura hay por todos los lugares!

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado! Un texto creativo... Besitos y abrazos " Chic & Positive " xoxo

    ResponderEliminar
  19. hola soy jana! ja ja ja me ha encantado es genial ! y desde luego ...
    función social!
    bess
    jana

    ResponderEliminar
  20. jajaja, ¡escándalo público! ja,ja,ja ¡Cómo te lo pasas! Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  21. Lo del canalillo fue totalmente una función social. Como todos mis jefes son gays, esas cosas no me pasan.
    Bs!

    ResponderEliminar
  22. Mis compañeros de trabajo a la vista de tu canalillo te dirían "POS EN PEORES PLAZAS HEIMOS TOREAO, JOOOER", que son muy entusiastas ellos, jaja, y todavía nada abueletes, pero con la testosterona loca del cuarentón casado, eso sí...me reí con lo del abuelete, pero luego la envidia pudo más cuando leí que anduviste en compañía del Theodore and company...ainnssss...¿y es tan encantador en directo como así a través de la pantalla?...
    Un beso, so guapa.

    ResponderEliminar
  23. jajajaja, qué bueno! a la mayoría de los abuelitos los revivirías.
    Y el spot es muy grande! jajaja

    ResponderEliminar
  24. hahaha que bueno!!
    Malaga es mi ciudad :) Aqui vivo yo y me encanta!

    Me encanta tu blog :D Te sigo desde YA!!

    Pasate por el mío y sigueme si te gusta vale??
    http://thegirlinthepoint.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  25. Pobre hombre, para lo q le queda, q disfruteeeeeee!

    Besos!
    xx

    ResponderEliminar
  26. Ja, ja echaba de menos las risas de tu blog, alucinado se quedadiaaaa. Pero si no paras de moverte correcaminoooss que envidia me das sin dejar de viajar,ja,ja. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  27. Al contrario que el abuelete yo me hubiera quedado "Speechlees" ante semejante "view" y es que tu presencia estimula mi reprimida heterosexualidad (y yo sin saber que tenía de eso, tía) juas juas!!!

    Siempre serás mi Natalia particular y siempre seré FANS de tu estilo bloguero, forever & ever...y el placer de tu compañía no me lo quita nadie.

    QueSabeNadie Kisses

    ResponderEliminar
  28. jajajaj!!

    Funcion publica, por supuesto!!! A eso se le llama hacer la buena obra del dia!!

    Grande Cafetera, grande el viaje... Ya estoy pensando en repetirlo con mi vestido rosa y mis zapatos de plastico... A mi no me estafais, al siguiente viaje llevo todo escotes, que a canalillo no me gana NA-DIE :)

    un besote locassss

    KAMIKAZEEE

    ResponderEliminar
  29. jajajaj, me encanta
    ladybeautydiary

    ResponderEliminar
  30. ¡Si los abueletes se dejasen de mirar las obras e hiciesen como el inglés, mejor les iría a muchos!

    Claro que no quiero que me miren las de plástico!!! Lo que pasa es que también nos quejaremos cuando con los años dejen de mirarnos las de verdad!!!

    ResponderEliminar
  31. Winnie0: y tanto que me van a detener! Y eso que no lo hice a propósito, ji, ji. Bien mirado, podría considerarse mi buena acción del año, no crees? Por lo que me contaron mis amigas, el buen señor se puso de lo más contento. Hay que ver lo fácil que es hacer felices algunas personas, verdad?
    Besitos, guapa.

    Gadirroja: como que no se ve más carne en cualquier playa de cualquier lugar de España o de cualquier otro sitio… en realidad, a mí no se me vió nada más que, a lo mejor, un poco de canalillo. Pero ya ves, no es lo mismo enseñarlo con el bikini puesto, tumbada en la arena, que hacerlo en medio de Londres, sentada en una terraza! Te comprendo perfectamente: algunas miradas son la pera limonera. Sólo con echarte un vistazo algunas personas ya te hacen sentirte incómoda. Éste no fue el caso.
    Muak.

    M.L.: y tanto que no se puede describir el momento! Hay que vivirlo. Yo sólo me acuerdo de veros a vosotras dos, rojas como dos tomates, riéndoos a más no poder… y yo ahí, sin saber qué pasaba! Lo cuento en mi blog pero, realmente, yo no fui nada consciente de la escena hasta que no me la contastéis vosotras. Sólo llegué a ver al pobre hombre por detrás pero con lo encorvado que iba, los ojos le tendrían que quedar a la altura de mi canalillo. No me extraña que flipase: no se esperaría que me bajase la camiseta justo cuando él tenía la nariz a 5 milímetros!
    En este viaje a Londres nos ha pasado de todo.
    Muxux.

    Maba: no es muy “nice view” que digamos. Lo que pasa es que en la foto se ve más de lo que parece… será un efecto de la cámara porque, hija, parece que tengo un escote de lo más espectacular!
    El señor fue muy majo: nada que ver con esos guarros que te echan unas miradas asquerosas. Muy escándalo público no fue y menos teniendo en cuenta que el único que se dio cuenta fue el abuelillo: todo el resto de gente que pasaba por la calle o estaba sentada en la terraza no se enteraron de nada!
    Un besito.

    Uno: nosotras seremos unas retorcidas pero tú eres demasiado bien pensado, creo yo. Me parece que la proporción de tíos que nos miran las tetas con envidia es infinitamente menor a la de los que nos las miran en plan baboso. Te lo digo yo, que no soy de las que más pasiones despiertan (por no decir que no despierto ninguna, ji, ji, ji)
    Fíjate que yo había llegado a una conclusión contraria a la tuya respecto de esas mujeres que llevan el pecho incrustado en la garganta. No es posible que sea una estrategia para despistar? Ya sabes, mientras te sacan un ojo con las lolas, no te fijas en otras cosas peores…
    Muak.

    ResponderEliminar
  32. Be: ya se me ha acabado el chollo, chica! De momento, ningún viaje tan lejano a la vista. Al menos hasta 2011. Hago ingeniería con las vacaciones pero ya no puedo hacer que me cundan más… me quedan 4 días que quiero guardar para febrero del año que viene así que los viajes que haga a partir de ahora serán más cerca y durante el fin de semana.
    El abuelillo era de traca! No le hizo falta tener buena vista porque el pobrecillo iba tan agachado que mi escote le quedaba justo delante de la nariz.
    Besos.

    Fashion: ya ves, es fácil hacer felices a algunas personas… y con bien poco! Fíjate bien en la foto y verás que, realmente, no se ve nada. Sin embargo, el abuelito se marchó feliz de la vida! Da gusto ver que una sigue pareciéndole atractiva a alguien… aunque tenga 90 años!
    Besitos.

    Theodore: qué bonito es el amor… sobre todo en Málaga! Ya les gustaría a las estrellas éstas que van al festival de cine un recibimiento como el que me hicistéis a mí. Pero para eso hay que conocer a personas como vosotros. Y no te creas que es nada fácil! Tengo mucha suerte y no te quepa la menor duda de que el placer fue mío.
    De “nice view” nada. Lo que pasa es que en esa foto mi escote se ve muy diferente de como es en realidad. Supongo que es por la postura o porque la cámara saca fotos muy agradecidas pero hasta yo me asusté cuando recorté la foto: al principio, sólo iba a poner el escote pero tan de cerca quedaba de lo más exagerado y me dió miedo que quedase muy porno, ji, ji, ji.
    Muakkks de que sé que tú eres de los que miran a los ojos: aún hay clases!

    Noemí Glez.: el señor mayor éste se fue muy contento, el hombre. Yo creo que hacía varias décadas que no veía carne fresca en vivo y en directo porque si no, teniendo en cuenta la cantidad de pechuga que se ve en la televisión (por ejemplo), no lo entiendo.
    Mis amigas se tronchaban de la risa. Yo no supe qué pasaba hasta que las ví retorciéndose en sus sillas.
    Lo de viajar se me ha terminado, de momento. Ya estoy aquí de seguido.
    Un besito.

    Somnorium domuS: no sé cómo lo hacemos pero allá donde vamos siempre nos pasa algo gracioso. Qué suerte, verdad? A mí también me ha entrado la risa mientras escribía el post. Sólo de acordarme… aunque te asegura que las que más se rieron fueron mis dos amigas, que no podían parar de la risa!
    Muak.

    ResponderEliminar
  33. Patricia: en serio que en ese viaje a Londres nos pasaron cosas muy graciosas. Una de ellas esta anécdota del escote, que fue de traca! Fíjate tú si tuvo que estar atento el abuelillo: creo que el tiempo que tuve la camiseta un poco bajada no llegó a 3 segundos y, aún así, le dio tiempo a ver algo. Yo creo que más que ver, se lo imaginó pero qué le vamos a hacer? Si sólo con eso se fue feliz…
    Las tetas en la frente no acaban de convencerme. Dime la verdad: no te endafarías más aún si pillases a tus compañeros de oficina mirándote las lolas de la frente? Creo que yo sí.
    El vídeo es muy gracioso, eso es innegable.
    Un beso.

    Demoda: el viaje ha merecido mucho la pena aunque la vuelta fue horrible y llegué a mi casa hecha un trapo del cansancio.
    El escote es para lucirlo, sin duda alguna, pero yo no soy de las que enseña mucha carne. No por nada en concreto: simplemente, depende en qué momentos, si voy muy escotada me siento un poco incómoda. Ni te cuento para ir a la oficina: nunca he ido muy descocada pero desde que llegó mi jefe, casi prefiero ir con jerseys de cuello vuelto!
    Muak.

    INTERsexCIONES: de pobre abuelete nada! Si se fue más contento que unas castañuelas!
    Sobre Theodore: yo lo ví primero!!!
    Es broma, Alena. Hubiese sido imperdonable ir a Málaga y no decirles a Alforte y Theo que iba a estar allí. Son encantadores.
    Así que deja de suspirar que Málaga está sólo a un vuelo de distancia.
    Besos.

    Anita Patata Frita: no me importa nada haberle alegrado el ojo a ese señor tan majo. Además, como tú bien dices, él pasaba por allí y, de repente, se encontró con un escote que no iba buscando. Lo de mi jefe es harina de otro costal… no he visto tío igual: le dan los mismo churras que merinas; él, por si acaso, nos hace la radiografía a todas! Y lo peor es que es tan descarado que es imposible no darse cuenta! Menudo elemento de hombre…
    Besitos.

    Ut: pero qué majo eres! No es que mi escote sea nada del otro jueves pero esas tetas de plástico de la cabeza me dan hasta grima.
    El bueno del abuelo se marchó más feliz que otra cosa después de haber visto medio milímetro de carne durante menos de 3 segundos… si es que muchas veces no hacen falta grandes esfuerzos para hacer feliz a una persona, está claro, ji, ji, ji. No creas que no me habrá olvidado: en Londres se ve cada cosa que mi birria-escote es de lo menos llamativo.
    Eso sigo yo: qué te voy a decir de Alforte y Theo que tú no sepas ya? Deja, deja, que si los nombran patrimonio lo mismo luego no tienen tiempo para nosotros… lo mejor es que nos guardemos el secreto para nosotros que tampoco conviene que lo sepa mucha gente.
    Muak.

    ResponderEliminar
  34. Ronronia Adramelek: cómo lo sabes! Y no sólo morirían del susto los abuelitos… también todo aquel que escuchase nuestras historias para no dormir, ji, ji.
    Estoy de acuerdo contigo en lo de la risa y la cara de higo: chica, cara de acelga revenida se puede tener en determinadas ocasiones pero no de seguido. Qué horror! La vida son dos días así que casi mejor tomársela con un poco de humor porque si no es una agonía.
    Besitos, guapa.

    Mai: la verdad es que en Londres se ven cosas más estrambóticas que ese escote birrioso que yo tengo así que, salvo el bueno del abuelo, nadie más se dió por enterado!
    Esos repugnantes insectos que son la pequeña luciérnaga y especies similares me ponen del hígado, chica. Vaya con tu profesor de dibujo técnico: menudo satélite de tío… ya veo que hay que andarse con mucho ojo. Anda que menuda cara de tontas se les quedaría a esas dos que pensaban que les estaba dando la solución correcta…
    De todos modos, hace mucho que terminé la carrera pero en aquel entonces ya había tíos de ésos, no te creas: nada cambia.
    Muxux.

    Laetitia Chic and Positive: gracias, Laetitia. Nada como una anécdota graciosa para alegrarnos un poco el día.
    Un beso.

    Jana Glamurama: yo también me reí bastante cuando mis amigas me explicaron lo que había pasado y más me he reido redactando la entrada, ji, ji, ji.
    Sí, hija, tomémoslo como una función social: el abuelito se fue feliz y tampoco hicimos daño a nadie.
    Besitos.

    BdeH: así que escándalo público, eh? Cómo eres! No sé cómo lo hago pero desde que tengo el blog me pasan cosas más graciosas que antes. Mejor para mí: así tengo algo que contar! Sólo estuvimos 4 días en Londres pero no sabes que risas nos echamos!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  35. HollyGo: hija, estamos para ayudar todo lo que se pueda. Si para eso hay que bajarse un poco la camiseta y enseñar el canalillo, se hace y ya está, ji, ji.
    Menuda suerte tienes con tus jefes, guapa. Ya firmaba yo ahora mismo para estar en tu misma situación. Seguro que se trabaja mejor sabiendo que no te miran el escote: qué bendición!
    Cuando quieras cambiar, pásate por mi oficina que verás cómo mi jefe te hace un escaneo completo…
    Besitos.

    Un-angel: por lo que he leido ultimamente en tu blog, me parece que yo también tengo compañeros como los tuyos. No trabajan en mi oficina sino en otras dependencias municipales pero son compañeros, al fin y al cabo. Y te aseguro que ninguno es ni medio parecido a mi jefe: son todos muchísimo más respetuosos! No sé si nos mirarán el escote o no pero si lo hacen, desde luego, es con más disimulo.
    Alforte y Theodore son lo más. Mucho más encantadores en la realidad de lo que ya son virtualmente. No me extraña que tengas envidia: yo también la tendría si fuese a la inversa, ji, ji.
    Muak.

    Encarna: no sé qué decirte, que hay abuelitos por ahí que son muy impresionables! El spot es mundial! No creo que las tetas de plástico en la cabeza sean una solución pero creo que lo que cuenta el anuncio lo hemos vivido todas, en mayor o menor medida.
    Un beso.

    Chantal: bienvenida. Málaga me gustó mucho y eso que sólo estuve unas horas. Gracias, guapa, me pasaré para hacerte una visita.
    Besos.

    FASHIÓN(con acento): verdaderamente, que disfrute todo lo que pueda aunque, no te dejes engañar: parecía que tenía como mil años pero vete tú a saber lo que le queda a ése. A lo mejor nos sobrevive a todos, ji, ji.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  36. Olivia: gracias por el recibimiento. Se agradece mucho que te echen de menos! Sí, me muevo mucho pero mucho menos de lo que me gustaría… aunque no me quejo: aprovecho bastante las vacaciones que tengo, de eso no hay duda. Aunque si no tuviese que trabajar, me pasaría el día de un lado a otro, viendo mundo!
    Ya estoy de vuelta: menos mal que seguís ahí porque si no, el regreso sería mucho más duro!
    Muak.

    Alforte: no me digas estas cosas, que me siento culpable. Bastante he hecho ya aniquilando todas tus posibilidades de encontrar un novio en tu ciudad por ir agarrada de tu brazo para no caerme (por cierto, flipas pero hoy me he caido de la silla en la oficina!) como para que haga que te metas de nuevo en el armario a golpe de canalillo!!!
    A tí y a mí nos van a sacar cantares en la blogosfera: que la gente es muy mala y no entiende una relación como la nuestra… ya tengo un sinsorgo en la oficina que insinúa que tengo un lío con mi amigo el informático sólo porque somos amigos y nos llevamos muy bien (cuando se lo conté a media naranja se meaba de la risa); qué mentes más calenturientas.
    Así que, prepárate que en 4 días empiezan los rumores sobre nosotros dos… claro que, teniendo en cuenta que tú siempre serás mi Raphael y yo tu Natalia, a lo mejor los podemos rentabilizar para hacer caja, no crees?
    DiganLoQueDigan Kisses.

    Kamikaze: ya veo que te dignas a aparecer por aquí. Tú sabrás si se le iluminó la cara al buen señor porque tuviste que verlo claramente desde donde estabas sentada, ji, ji, ji.
    Ahora que M.L. no nos oye: no creo que tus zapatos rosas de plástico sean tan horribles como dice ella. A mí me parecen muy originales. Es lo que pasa con las niñas del cutter: no nos comprenden para nada!
    No me obligues a contar lo que pasó la noche que salimos a tomar algo, por favor. A ti no te hace falta enseñar el canalillo para ligar, guapa! Si piensas llevar escotes, avísame desde ya para que no vaya con vosotras: entonces sí que las demás no tenemos ni la más mínima oportunidad, abusadora!!!!
    Muxux.

    Rbk*: gracias guapa!
    Besos.

    Tuestilistaonline: lo de los abuelitos mirando las obras es una cosa que me tiene patidifusa: tú sabes lo aburrido que es apoyarse en una valla y pasarse las horas muertas viendo como una excavadora saca tierra de una zanja? No sé si tendrán que ir a la caza y captura del canalillo perdido pero se me ocurren maneras más divertidas de matar el tiempo, qué quieres que te diga…
    Tienes toda la razón: de unos años a esta parte me he dado cuenta de que empiezo a ser invisible… nunca he sido de ésas que hacían que la gente voltease la cabeza en la calle para mirarlas dos veces pero es que ahora ya no me miran ni de pasada, hija mía. Qué triste! Menos mal que una aún tiene atractivo para los abueletes, ji, ji.
    Besitos.

    ResponderEliminar