miércoles, 15 de septiembre de 2010

I STILL BELIEVE IN MAGIC

Esta anécdota es una auténtica bobada pero le prometí a mi amiga M.L. que sería lo primero que postearía cuando volviésemos de Londres y, ya se sabe que lo prometido es deuda...


El viernes pasado fuimos a ese templo del lujo y la perdición de los que tienen la VISA Black Card. Un lugar en el que un sobre con tres lonchas casi transparentes de chorizo cuesta como 8 libras (unos 11 euros al cambio) y niñas de 10 años se compran botas por las que pagan el sueldo de un mileurista.

Sí, amigos, habéis acertado: estuvimos en Harrods!


Nunca me he sentido tan pobre ni harapienta: qué bien!

Ésta fue la penúltima parada de un día muy intenso así que llegamos a la puerta de Harrods tan cansadas que casi no nos teníamos en pie. Pero, aún con todo, sacamos fuerzas de flaqueza para corretear arriba y abajo como tres ratoncitos.

Después de un vistazo general entre las súper marcas (Ferragamo, Dior, Chanel, Jimmy Choo, Prada, etc) hicimos parada y fonda en la juguetería.

Vaya, un caballito de madera de 4,900 libras! Y eso sin contar el balancín... seguro que comprar un poni de carne y hueso sale más barato.

Como también hay algunas cosillas con precios un poco más populares, asequibles a los bolsillos obreros, mis amigas se pusieron a la búsqueda del regalo perfecto para hermanas pequeñas, sobrinos y primos varios.

Para los que os lo estéis preguntando: yo no compré nada para nadie... que no fuera yo! Ya he traido souvenirs de Londres otras veces: este viaje sólo he comprado cosas para mí (y, para que conste, ninguna en Harrods: yo es que soy más de mercadillo, ji, ji, ji)

Lo he dicho 20 veces pero es la verdad: el de Portobello me encanta.

Después de vagabundear durante un buen rato me aburrí y busqué a mis dos amigas para comprobar que ya habían hecho sus compras y que nos íbamos a marchar al hotel (por fín!) M.L. estaba en el mostrador, pagando un juguete mágico y el dependiente (un tal Bart) le explicaba cómo funcionaba el artilugio.

Le estaba enseñando el truco!

Os digo la verdad: no me hubiera acercado si no hubiese sido porque el mostrador me daba la oportunidad de apoyarme mientras estaba de pie. Pero una vez allí puse la antena a ver si lo que se estaba cociendo era interesante...

Las antenas bien tiesas, por si acaso.

Ahí teníamos a Bart, dándolo todo, explicándole a M.L. cuál era el truco para que todo el mundo creyese que éramos Juan Tamariz. Ella escuchaba atentamente. Y, entonces, se me ocurrió la peregrina idea de meter baza:

Bart: lo más importante es no contar el truco para que así todos crean que es magia. Porque todos sabemos que la magia no existe.
M.L: ya, es verdad.
CaféOlé: I still believe in magic... (aún creo en la magia)

Me encanta Harry Potter: qué divertido sería vivir en un mundo en el que puedes usar una varita mágica para convertir de vez en cuando a la media naranja en un gato!

M.L. tuvo que morderse la lengua para no tirarse al suelo a patalear de la risa y pudimos oir claramente como el Bart éste tragaba saliva! Y todo porque estaba un poco inclinada sobre el mostrador y (esto según M.L.) se lo dije con una voz muuuuuuuuuy dulce (ya lo dudo...)



Total, que el tío pensó que le estaba echando los tejos!!!! Hijo mío, menuda imaginación más calenturienta, no?

En realidad, lo que quería decirle es aún creo en la magia así que prefiero no saber los trucos pero me quedé en la primera parte de la frase porque estaba tan agotada que pensé que si articulaba la segunda se me fundirían los plomos. De todos modos, si hubiera dicho eso mismo en un El Corte Inglés de cualquier ciudad de España el dependiente lo hubiese pillado sin ningún problema (creo yo)

En fin, que aunque el bueno de Bart estaba valorando la posibilidad de llamar a los de seguridad por miedo a ser víctima de una agresión sexual (pobre, menudo iluso, ji, ji, ji) tuvo fuerzas para decir lo siguiente:

Bart: si me esperáis 3 minutos...

Ay, qué miedo! Éste nos dice que su turno acaba ahora y nos propone vete tú a saber qué!!!

Bart: ...os enseño cómo funciona el mecanismo (del juguete, para los malpensados)

Dicho y hecho: 3 minutos más tarde nos estaba haciendo una demostración en vivo y en directo. Eso sí, a mí no me miraba ni a tiros! Se conoce que conseguí asustar a Bart con una sola frase.


5 palabras han sido suficientes para aterrorizar a un dependiente de Harrods: no, si cuando me pongo... soy la reina del mambo!


Si es que no se puede ser un poco simpática y ocurrente... y eso que no llevaba mi arma secreta, ji, ji, ji.

Recién horneada en Candem Town! No me digáis que no es lo más!!!

En la foto no se aprecia pero tiene unos mini cristalitos que brillan con la luz. He pensado que la puedo llevar debajo de la ropa, igual que Clark Kent con e traje de Superman.


Así, cuando necesite desplegar mis encantos de Piolín, sólo tendré que abrirme la camisa, buscar un buen ángulo para captar un rayo de sol y los destellos de mi camiseta me allanarán el camino, ji, ji, ji.

No os penséis que todos los ingleses con los que nos topamos en nuestro viaje relámpago a Londres eran tan modosos e impresionables como el amigo Bart... pero eso ya os lo contaré otro día!

Qué os parece? Creéis que mi camiseta de Piolín puede ser mi nuevo amuleto? Tendrán los brilli-brilli un efecto hipnótico?

29 comentarios:

  1. Con semejante camiseta (sólo le falta música) te vas a comer el mundo...jaja Un beso mi niña (¡quiero hacer una escapada a Londres!)

    ResponderEliminar
  2. jajaja qué mal se pasa cuando el otro confunde nuestras intenciones, rectifico, si vas con amiga, qué bien se pasa luego al recordarlo jajajaja Besos!

    ResponderEliminar
  3. QUé bueno, jejejeje.
    Ya estás de vuelta, qué bien!

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajaja

    Es que cada vez que me acuerdo me da un ataque de risa.

    Caféolé apoyada y como suspirando (yo ya sabía que de agotamiento), no parecía ni que estuviese atendiendo, pero se le iluminaron los ojos de piolín, y solto "I still believe in magic" mirando con su dulce cara a Bart, que se puso a sudar en ese mismo instante!!! jajajaja

    No se puede transmitir por escrito cómo lo dijo, pero fue genial ver la reacción de Bart, yo no podía más, me puse hasta roja!! pero de aguantar un ataque de risa y mantener el tipo en Harrods...

    pobre Bart

    Pero es que cuando ya nos dijo "if you wait for me...3 minutes and..." o algo así.. fui yo la que me puse a sudar!! QUÉÉÉ¿¿?? es la pera! esta caféolé liga sin querer!! con esa frase tan....magic? jajajaja

    indescriptible el momento de verdad

    I STILL BELIEVE IN MAGIC

    M.L.

    ResponderEliminar
  5. Guapísima! esa camiseta va a ser lo más y con tu cara reguapa no vas a poder salir a la calle sin recibir piropos... Estos ingleses son lo más... a ver si voy pronto yo tb!! un beso y te escribo!

    ResponderEliminar
  6. Ya por aquí!!! Qué bien!!! me parto de risa!! Vas a arrasar con tus "brilli-brilli". Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Hello,

    good to be here, and visit through your good job of your nice site.

    by the way, could you exchange my site?

    this is my site:
    http://www.khmergay.net/

    I do hope you would not mind to exchange link with me

    best regards,
    Khemrgay.net

    ResponderEliminar
  8. Hola guapi, ¿qué tal London? Yo creo que ese amuleto va a ser muy poderoso, así que cuídalo todo lo que puedas.
    Musustxus

    ResponderEliminar
  9. hola!!!fijo que tiene efectos hipnóticos, asi que ten cuidado!!que la puedes preparar, jajajaj!!quiero ver fotos de Londonnnn!!jajjja!!un besazooo

    ResponderEliminar
  10. Hola guapísima. Aunque no te he escrito en mucho tiempo no he dejado de seguir tus aventuras. A nosotros también nos han pasado un montón de cosas que ya te contaré. Me encanta la camiseta y la aventura con Bart es para mondarte de risa. Esperamos veros muy pronto. Besitos para ti y para la media naranja

    ResponderEliminar
  11. pues yo no lo había pillado como que querías ligar.. sino que como encerrona ya me parece la caña!!!!!!!

    besos

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, te imagino en el mostrador diciendo la frase y me parto!!! Si es que lo que no te pase a ti!!

    La camiseta genial y ponertela en plan superman viniendo de ti me lo creo!! Jajaja

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  13. Las camistas adquiridas son muy bonitas la verdad, pero no quiero ni pensar que ocurrirá cuando te pongas la que dice " give me love"... je,je Ten mucho cuidado!!!!

    Tu como siempre tan ocurrente, seguro que Bart no se creería que una chica tan guapa le estuviera "tirando los tejos" aunque para nada era tu intención, pero ya sabes... la imaginación es libre.

    No he visitado Harrods y eso que he estado en Londres varias veces pero nunca me ha llamado la atención. Creo que ya va siendo hora de sentirme con un rey... Cuando vaya buscaré a Bart y le daré recuerdos de tu parte...je,ej seguro que no te olvida.

    Espero que hayas disfrutado de tu viaje.

    Un beso

    UT

    ResponderEliminar
  14. jajajaj lo que no te pase a tí y a tus amigas!
    que conste que el año pasado estuve en Harrods y yo no tuve ningún encuentro como el tuyo con ningún dependiente!! jaj
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Tampoco he estado yo en Harrods, tiene que dar morbo eso de que todo sea tan carisimo y tal... lo que si te pido porfavoporfavo es que te hagas una foto con la camiseta puesta a la luz del sol, que tiene que ser lo mas...

    Muakkks de que Magic certainly believes in you :-D

    ResponderEliminar
  16. Es que las cosas según la actitud y el tono con el que se digan pueden dar lugar a equívocos, y te imagino ahí recostada en el mostrador, diciéndolo suavecito con tu encanto de Piolin y me veo al tipo corriendo a por un saco de alpiste o en busca del lindo gatito, no sé, jaja.
    Un beso guapa, y bienvenida de vuelta.
    La camiseta es super-total, me sumo a la propuesta de Theodore de una foto en la que le de la luz y brillen los cristalitos!!!

    ResponderEliminar
  17. Pobre Bart, el pobrecico haciéndose ilusiones... jajajajajaj A mi me ha hecho gracia la anecdota, y la camiseta mola :) 1 beso!

    ResponderEliminar
  18. Pero luego no vale quejarse si te pones la camiseta y te asaltan por la retaguardia atendiendo a tu mensaje!!!

    ResponderEliminar
  19. Qué impresionable Bart...
    Pues te pones la camiseta y le pones la mirada del gato con botas, y ya! Ahí sí que no tendrá escapatoria.

    http://pirotessasblog.blogspot.com/?spref=fb

    ResponderEliminar
  20. Al de El Corte Ingles si le susurras a la oreja "Todavía creo en la magia" y te manda rapidamente a provarte el juego al vestuario VIP.
    Volví este año a Portobello que dejé de visitar hace años en favor de Camdem Town que dejé de visiter en favor de Brick Lane y si bien el mercado en si parece tener las mismas cosas que en los 70´s, el barrio tiene tiendas y barcitos muy interesantes. Ya estoy deseando volver a Londres para decirle a alguien "I still believe in magic"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. En mi facultad rondaba un chico q hacía trucos de magia con una baraja de cartas y me parecía de los más seductor!

    Sobre tu comentario: relájate, ya no se lleva el alisado ni perder el tiempo con el secador. NO hay cosa peor q un pelo demasiado peinado ;-)
    El pelo sano y punto!

    Besos!
    xx

    ResponderEliminar
  22. Winnie0: es verdad que a la camiseta sólo le falta un poco de música, verdad? Ya lo que me faltaba, ji, ji, ji.
    No te creas: estas cosas sólo me pasan esporádicamente y yo creo que más que nada porque con eso del idioma y las diferentes costumbres el pobre Bart se armó un lío y se pensó lo que no era… de todos modos, tiene su gracia.
    Espera a que le de el sol en los cristalitos que a lo peor dejo ciego a más de uno!
    Besitos.

    Gadirroja: se pasa mal si es en una situación más habitual pero estando de viaje con dos amigas te entra la risa! Hija, es que este Bart tenía unos pensamientos de lo más calenturientos, creo yo. Y eso que llevaba alianza, que si llega a ser soltero ya no me lo quiero ni imaginar!
    Eso sí, no sabes cómo nos reimos a la salida de Harrods, camino del metro, contándoselo a la amiga (la tercera de nosotras) que se lo había perdido: fue una situación de lo más surrealista!
    Muak.

    A TRENDY LIFE: fue muy gracioso aunque, al principio, tengo que reconocer que pensé que Bart era un poco tonto: de qué va malinterpretando mis intenciones??? Luego, escuchando a mi amiga cómo lo contaba, muerta de la risa, se me pasó y yo también me reí un rato.
    Estoy de vuelta pero por poco tiempo… dentro de unos días me marcharé de nuevo pero eso os lo cuento la semana que viene.
    Un besito.

    M.L: a ti no te digo nada porque fuiste testigo de todo el momentazo aunque eres más exagerada que otra cosa: eso de los suspiros y la cara dulce creo que no fue así exactamente pero a ti te hace mucha más gracia recordarlo así!
    Lo más gracioso fue la cara de Bart pero eso es indescriptible: hay que vivirlo para que cada vez que lo recuerdas te entre la risa! Esta anécdota nos va a dar mucho juego, no crees? Aunque, la verdad, menudo viajecito: ha habido momentos en los que no sé cómo no nos hemos ahogado de tanto reir (te acuerdas de las risas en el V&A? Eso también lo tengo que contar, ji, ji, ji)
    Muxux.

    ResponderEliminar
  23. La Boutique de la Srta. Bamboo: miedo me da lo que me estás diciendo… menos mal que el rollo cautivador de la camiseta y de mi persona en general sólo tiene efecto en Londres (deben de ser más raros que un perro verde porque tendrías que ver qué pintas tenía para cuando llegué a Harrods…)
    Estos ingleses son lo más: no puedo estar más de acuerdo. Lo que me he reido en este viaje a cuenta de las cosas que nos han pasado: puras tonterías pero de tan bobada que eran nos hacían hasta gracia!
    No creo que vuelva a Londres antes de fin de año (aunque nunca se sabe…) pero en 2011 es seguro que iré otra vez (o más de una!)
    Muchos besos.

    BdeH: ya estoy de vuelta aunque dentro de poco me volveré a ir! Da igual: es un placer verte por aquí! No me extraña que te entre la risa: no sabes lo que te hubieras reido de haber estado allí porque la cara del colega cuando le dije “I still believe in magic” fue todo un poema: sólo le faltó desmayarse, ji, ji, ji. Y mi amiga, mirándome de reojo, intentando no llorar de la risa delante del Bart éste mientras le enseñaba el truco de magia: fue un momentazo!
    Besitos, guapa.

    Demoda: Londres está genial, como siempre. No me canso de esa ciudad: a pesar de que hay otras ciudades que también me gustan mucho, creo que Londres es mi favorita. Por supuesto, ya te imaginarás que, aunque dije (antes de ir) que no estaba de humor para comprar nada ni gastar le he dado unos buenos garbeos a la Visa! Hija, hay que desmelenarse un poco de vez en cuando que la vida son dos días!!!
    Fíjate que yo creo que este amuleto no me va a funcionar nada bien: tú te imaginas que alguien vaya a ser más amable conmigo en, por ejemplo, Las Arenas sólo por llevar la camiseta? Para mí que ésta sólo hace efecto en London: en el próximo viaje la meto en la maleta!!!
    Muxux.

    Be: efectos hipnóticos no sé pero que depende de cómo se refleje el sol en los cristalitos puedo dejar ciego a más de uno, seguro!
    Este viaje no he sacado muchas fotos de Londres: tengo bastantes de otras veces que he ido pero es curioso que saco un montón, las descargo cuando llego a casa y después apenas las vuelvo a mirar. Sobre todo las fotos en las que salgo yo que son como para tirarlas a la basura!!!
    Besitos.

    Julien Sorel: hola, Jules! Qué alegría leerte por aquí!!! No te preocupes: sé que aunque no comentes me lees y sigues nuestras desventuras. Intrigada me tienes con las cosas que os han pasado… ya me imagino que serán tan surrealistas como las que nos pasan a nosotros! Tendremos que tomárnoslas con humor aunque, a veces, es un poco difícil. Llevaré la camiseta para que la puedas ver en vivo y en directo: si no pasa nada raro (como que un avión se caiga con nosotros dentro, nos metan en el calabozo por armar escándalo público o tengamos que cambiar la fecha de llegada a la isla por algo que ya te contaré in person) estaremos por ahí la primera semana de octubre (qué ganas!) De todos modos, te llamo este finde sin falta y hablamos.
    Bart era graciosísimo: lo que nos hubiéramos reido Js., tú y yo si hubiésemos estado juntos en Harrods en aquel momento (a la media naranja no la incluyo porque su sentido del humor no tiene nada que ver con el nuestro: él es un raro!)
    Muchos besitos para vosotros, colibrís (y también para los niños, of course)

    ResponderEliminar
  24. maba: menos mal que no lo has entendido así porque no era en absoluto mi intención sonar tan sugerente. Hija, debe ser el idioma y que eso de ser extranjera hace que piensen raro de una porque lo demás no lo entiendo. Estoy segura de que ese mismo momento en cualquier centro comercial de España no pasaría de una sonrisita amable pero el pobre Bart estaba que no le llegaba la camisa al cuello!
    De traca! Me gustaría saber cómo les contó él a sus compañeros de Harrods la anécdota: seguro que no tiene ningún parecido con la realidad!
    Muak.

    Patricia: ahora a mí también me entra la risa pero en el momento te juro que no me sonó nada rara cuando la dije. El raro era Bart: si estás explicando un truco de magia y alguien te dice: “I still believe in magic” está claro que la consecuencia lógica es que no se quiere seguir enterando del truco para que siga siendo emocionante, digo yo!
    Te imaginas la camiseta a lo Superman? Vas por la calle y alguien se choca contigo y no te pide disculpas. Entonces dices: “te vas a enterar”. Te abres la camisa (ras!) y el sol alumbra los cristalitos de la camiseta y piensas: “con este efecto Piolín no te quedará más remedio que ser amable conmigo, so cafre!” No me digas que no es la caña!!!
    Besitos.

    Ut: en realidad es la misma camiseta que tiene al Piolín brillante por la parte de delante y “Give Me Love” por la parte de atrás. Ya, ahora que me lo habéis dicho empiezo a pensar que esa camiseta tiene más peligro que un mono con pistolas… menos mal que tengo el pelo un poco largo y que tapará mínimamente el give me love porque con la cantidad de insustanciales que hay por ahí sueltos me veo repartiendo tortazos a diestro y siniestro…
    Y tanto que la imaginación es libre: este Bart era un poco Antoñita la fantástica porque sacar esas conclusiones de una frase tan inocente… gracias por lo de guapa pero tenía más pinta de necesitar una silla en la que sentarme un rato que de estar utilizando artes seductoras, ji, ji, ji.
    Casi mejor que no preguntes por él cuando vayas a Harrods porque si le dices tú también “I still believe in magic” se cae patas arriba! (aunque, entre nosotros, que sepas que atiende en la juguetería)
    Muak, corazón.

    Mai: eso digo yo! No sabes las risas que nos echamos en 4 días a cuenta de unas cuantas aventurillas! Empiezo a pensar que este blog tiene poderes mágicos porque desde que escribo en él me pasan más cosas graciosas que nunca!
    Seguro que también te han pasado anécdotas graciosas en Londres sólo que ahora no caes. De todos modos, si quieres ver a Bart, en vivo y en directo, no tienes más que pasarte por la juguetería que allí seguirá, muerto de miedo, pensando que le voy a esperar a la salida para decirle otra vez “I still believe in magic”!
    Muxux.

    theodore: sí, amore, no sabes el morbo que da ver a unas quinceañeras probarse una botas que cuestan tu sueldo de un mes… todavía se me ponen los pelos de punta!
    Tuve suerte de que una mujer muy amable, cuando me vió curioseando entre los vestiditos de niña de 500 libras el más barato, a pesar de la pinta de zarrapatrosa que llevaba me dijo que estaba allí para ayudarme en todo lo que necesitase. Lo que pasa es que el tipo de ayuda que necesito en un sitio como ése sólo me la puede dar un jeque árabe dueño de miles de pozos de petróleo!
    Buen intento, sweetie, pero me parece que no: de fotos nada. Como mucho te puedo enseñar una foto de la camiseta a la luz del sol, que es lo que importa (la percha, que soy yo, es sólo un accesorio que carece de interés)
    Muakkks de al que seguro que le dan escalofríos cada vez que oye la palabra “magia” es al pobre Bart.

    ResponderEliminar
  25. Horrorizado por mis faltas de ortografía repito:

    Al de El Corte Ingles le susurras a la oreja "Todavía creo en la magia" y te manda rapidamente a probarte el juego al vestuario VIP.
    Volví este año a Portobello que dejé de visitar hace años en favor de Camdem Town que dejé de visiter en favor de Brick Lane y si bien el mercado en si parece tener las mismas cosas que en los 70´s, el barrio tiene nuevas tiendas y barcitos muy interesantes. Ya estoy deseando volver a Londres para decirle a alguien "I still believe in magic"
    Sorry.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Mi familia política es inglesa y no sabes tú las que he liado por culpa del idioma...
    Bs!

    ResponderEliminar
  27. un-angel: tienes toda la razón. La actitud con la que se envía un mensaje es importantísima pero casi lo es más la actitud con la que se recibe y me da que Bart, por la razón que sea, estaba un poco inclinado a malinterpretarlo! Supongo que tendrá que ver con la diferente manera de ser y de expresarnos que tenemos: a lo mejor es que soy demasiado “cariñosa” para lo que el pobre hombre está acostumbrado a ver por Harrods… así, normal que se llevase un susto de muerte!!!
    No te creas que estaba muy Piolín ese día… estaba tan cansada que no tenía fuerzas ni para desplegar los encantos de Piolín, hijo mío.
    Me apunto tu petición sobre la foto con la camiseta aunque ya te aviso que creo que no prosperará, ji, ji, ji.
    Besitos, guapetón.

    Eric: qué va! El bueno de Bart no se hacía ilusiones: yo creo que estaba a punto de echar a correr, muerto de miedo, pensando que le íbamos a esperar a la salida para hacerle vete tú a saber qué! Menos mal que vive y trabaja en Londres porque éste en Bilbao se muere del susto al tercer día, ji, ji, ji.
    La verdad es que ahora que ya he vuelto de Londres y mirándola con detenimiento en casa, me doy cuenta de que la camiseta no es nada del otro jueves pero, aún así, me gusta!
    Un besito.

    tuestilistaonline: y tanto que sí!!!! Cuando la estaba comprando me pareció muy gracioso que pusiera “Give me love” en la parte de atrás: ahora, que ya he vuelto a la realidad, no me hace tanta gracia… sobe todo tendré que tener cuidado de no ponérmela algún día que salga con el Club Washington por ahí hasta altas horas de la madrugada (uy, qué interesante suena eso!) no vaya a ser que tenga que remangarme para darle a algún sinsorgo un par de buenos tortazos (es que hay cada uno que no captan las ironías y se creen que todo va en serio…)
    Muak.

    Pirotessa: bueno, bueno, ya si voy con la camiseta de Piolín, bien peinada y maquillada, con tacones, perfume del caro y mirada de ojitos brillantes… me veo pelando un par de cables para hacerle la desfibrilación casera a Bart! Si el buen hombre se impresiona con un inocente “I still believe in magic” le da una insuficiencia respiratoria si alguna se le planta en el mostrador en plan tigresa total! Ése no es nada mi estilo pero la verdad es que pagaría por verle la cara, ji, ji, ji.
    Pobrecillo… si supiese el juego que nos está dando en el blog… se moriría de vergüenza!
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Uno: vestuario VIP? Menudo iluso que estás hecho. Seguro que si se lo digo a uno en El Corte Inglés me suelta una sonrisilla de “pero cómo eres: con tus años y aún pensando que la magia existe” y nos reimos juntos. O, directamente, me echa una mirada asesina y no me hace ni puñetero caso! En cuanto a los mercadillos londinenses, tienes toda la razón: he ido a Portobello 3 veces este año, en diferentes temporadas, y he visto lo mismo una y otra vez: para vestir vintage no tiene precio porque la ropa realmente es de hace 40 años. Camden es la misma historia pero me encantan más por las tiendas y comercios que hay. De hecho, en Portobello hay una tiendecilla de ropa en la que siempre compro algo (actual y de temporada: luego en Bilbao me siento súper exclusiva!) y en este último viaje, gracias a mis amigas, he descubierto una cafetería con la que le voy a poner los cuernos a Starbucks!
    Sinceramente, no te recomiendo que vayas a Londres a soltar un “I still believe in magic”: por experiencia te digo que no creo que lo entiendan…
    Muak.

    PD. La “b” y la “v” están muy cerca en el teclado del ordenador así que no te horrorices tanto: en ningún momento hemos pensado que no supieses que “probar” se escribe con “b”. De otro, igual sí, pero de ti: ni hablar! Bss.

    FASHION (con acento): no conozco a ningún mago de carne y hueso. Al único que seguía hace un tiempo era a Juan Tamariz y, aunque me caía muy majo, no me parecía especialmente seductor… qué fue del tío de tu facultad? Ya apuntaba maneras así que a lo mejor ha llegado lejos: el tema de los trucos de magia en plan seductor es buenísimo! Ves? Un chico con imaginación y salero.
    Sé que el pelo se lleva (aparentemente) natural pero sólo lo dejo al aire, de cualquier manera, cuando estoy de vacaciones porque le doy vacaciones a él también de secador y cepillos. En mi vida normal intento cuidarlo y llevarlo bien peinado porque si no, la que se siente a disgusto soy yo.
    Me has recordado a esos tiempos en los que se empezaron a llevar aquellos recogidos que parecían muy casuales: tipo “recién levantada de la cama”. Recuerdo que tenía una compañera de clase en el insti que se pasaba por lo menos 2 horas peinándose para conseguir el efecto!!! Ji, ji, ji, de traca: muy natural, sí, pero después de hora de dedicación.
    Besitos.

    HollyGo: me lo puedo imaginar perfectamente. Y, supongo, que no sólo serán cuestiones de idioma: a veces las diferencias de comportamiento y la actitud con la que nos tomamos las cosas tampoco es la misma. A mí, en general, los ingleses me parecen muy finos y educados y me encanta cómo suena cuando hablan. En la radio oí hace poco que ellos creen de los españoles que somos majos y eso pero que gritamos mucho, hacemos muchos aspavientos al hablar y somos excesivamente “cariñosos” (decían que temas como los dos besos les asustaban un poco, ji, ji, ji) Sólo es la diferencia de costumbres, nada más, pero qué fácil es liarla parda, verdad?
    Muak.

    ResponderEliminar
  29. Y digo yo... la foto del ángel de piccadilly dd está???? :)

    Kamikazeeeeee

    ResponderEliminar