viernes, 25 de junio de 2010

TRAGICOMEDIA

Siguiendo el consejo de maba en el comment del post anterior actualizo sin sentirme culpable por sonreir un poco. A todos nos viene bien reirnos un rato, a que sí?


Que conste que fue N.Mt quien me pidió que contase esto en el blog (ojo: por señas, moviendo las manos como si escribiese en el teclado de un ordenador!)


Es curioso cómo, a veces, de situaciones trágicas puede surgir un momento cómico...

El martes estuvimos toda la tarde en el tanatorio: menudo trago! Yo llegué con otra amiga sobre las 4 y cuando estábamos a punto de abrir la puerta para entrar nos tropezamos con N.Mt y su hermana Ur. que salían, llorando y riendo al mismo tiempo.

Al ver nuestras caras de circunstancia dijeron:

N.Mt: tías, tenemos que salir un momento porque ahí dentro hay un loro que nos está volviendo locas!


CaféOlé: un loro? En serio?
N.Mt: entramos con vosotras. Váis a flipar!!!

Después de los besos y abrazos pertinentes nos sentamos para acompañar un rato a la familia (cuyo único miembro desconocido para nosotras era el loro... aunque no por mucho tiempo)

Silencio, silencio, silencio.

Loro: yo soy prima del padre de la tía de tu amiga.
CaféOlé: aaaaaah (CaféOlé piensa: ya me he perdido con los parentescos...)

Y ése fue el pistoletazo de salida: a partir de ese momento ya no volvió a cerrar el pico!

Loro: mi nieto, que tiene 27 meses, pero que es muy listo porque se sabe el abecedario y cuenta hasta 10, bla, bla, bla.


Loro: me tengo que poner a dieta porque en julio tengo una boda y si no empiezo ya no cabré en un traje amarillo que me compré bla, bla, bla... aunque me encanta comer pero no andar porque tengo juanetes, bla, bla, bla.


Loro: mi hija, antes de quedarse en estado, adelgazó 41 kilos! 41 kilos, que se dice pronto. Pero luego, durante el embarazo engordó 26 y el médico le echaba unas broncas que bla, bla, bla...

(Nota: los momentos bla, bla, bla son el equivalente a un momento de desconexión en el que pones cara de estar escuchando y asientes con la cabeza aunque, en realidad, estás en otra parte)

Delante de nosotras había una mesa con unos recordatorios y unos cuantos botellines de agua mineral pero con el dolor de cabeza que se me estaba poniendo yo no hacía más que pensar que lo que en realidad necesitábamos era un cuenco con cantidades industriales de aspirina.



Por el amor de Dios! Yo hablo como una cotorra pero al lado de aquella mujer soy una monja de clausura!

Para cortarle un poco el rollo se me ocurrió decirle a M.B., la mujer del pobre J., que me había fijado en un anillo precioso que llevaba y que me encantaba.


Adiós! Ni con ésas! Mientras la pobrecilla M.B. me dejaba el anillo y, emocionada, intentaba explicarme la historia de su adquisición este loro la interrumpía todo el rato, preguntando (hasta 5 veces) si una de las piedras era una amatista. Qué no!!!!! (Todas las presentes lo hemos entendido a la primera; tú cuántas veces necesitas que te lo repitan?)

La ínclita llevaba dos dedos entablillados a los que no dejaba de hacer alusión y que movía cada dos por tres. Yo callada como una putilla a ver si así no tenía que oir la historia de los deditos de marras.


Cuando se cansó de menear los dedos sin que nadie se interesase por ellos contó su historieta, de manera espontánea.

Loro: me he roto un dedo al bajar por la escalera. Y todo por no darle a la luz para ahorrar.

Así me gusta: salvando la economía de la comunidad de vecinos por el perejil...

Miré el reloj: qué? Son sólo las 5 y media? Pero si estoy agotada!!!


Menos mal que llegaron unas compañeras de trabajo de la madre de N.Mt y aprovechamos para salir a tomar un café.

No creáis que exagero ni un poquito: aquellas dos compis, que estuvieron un ratito, nos comentaron después que estaban espantadas con el carrete que tenía aquella mujer-loro...


No me cabe duda de que la pobre mujer pasó por el tanatorio con toda su buena voluntad pero no le faltó mucho para conseguir fundirnos los plomos! Alguien sabe si es físicamente posible estar sentado en una silla durante más de 4 horas sin cambiar de postura? Si al menos hubiera estado callada a ratos...

A veces me sorprendo de la capacidad de aguante que tenemos en algunas circunstancias. Si hubiese sido otro el momento y el lugar os aseguro que yo hubiese reaccionado así:


Eso sí, tanta contención acaba pasando factura: entré en casa a gatas!!!


N.Mt y yo hicimos la misma lectura, en positivo: algún día nos acordaremos de esto y no podremos parar de reir.

25 comentarios:

  1. B.dias guapísima! seguro que como dices, algún dia te reirás de esto... aunque ahora sólo pienses en ponerle un corcho en la boca a ver si así reacciona. Ya te dije que a mí me pasa muy a menudo en mis viajes, y al final, me da pena no seguir la conversación... qué paciencia! un besote grande

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué carrete la señora! ya podían tener en lugares tan especiales como los tanatorios los carteles de los 70-80 en los que salía la foto de una enfermera pidiendo silencio.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que ya os reís del momento. Tus "bla,bla,bla" lo mejor, me lo imagino perfectamente. Vosotros pasándolo fatal y teniendo que aguantar charla. ¿Por qué la gente no entiende que a veces sólo quieres silencio?
    Un besazo y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Pero que mujer!!! Seguro que os reís de lo ocurrido pero creo que no era el momento ni el lugar para soltar el "PORQUE NO TE CALLAS" Aunque seguro que todas estábais pensando lo mismo!!

    Un beso,
    Patricia

    ResponderEliminar
  5. hola!!puff, yo no sé si hubiera sido capaz de aguantar sin darle antes una contestación, yo es q tb hablo mucho, pero esta gente q está bla bla bla, y que hablan más de lo q deben e interesa..puff!lo único que consiguen es q acabes poniendo el piloto automático y que ni caso, y ni se enteran q pasas de su conversación!!!un besin!!

    ResponderEliminar
  6. además.. en los tanatorios y velatorios siempre pasa.. cualquier situación te hace reir más que en otra circunstancia... es como que no sabes para donde mirar, te muerdes los labios...

    de todas formas.. pobres vosotras!!!! qué pesadilla de mujer!!!!

    besos
    y me alegro mucho de que hayas actualizado ;)

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que la pobre "loro" de los mismos nervios le dio un arranque de verborrea aguda que no pudo controlar, aunque esa coyuntura crispara la paciencia en una situación tan delicada como un velatorio, que por otro lado, con las sensibilidad a flor de piel hacen que sucedan situaciones de risa nerviosa.
    Bsote energético

    ResponderEliminar
  8. Mujer, como se te ocurre darle conversacion. A ese tipod e ejemplares hay que dejarles que hablen y cuando se dan un respiro (literal, para inspirar aire), uno se levanta y sale con cualquier excusa. Y lo de loro imagino que va por loq ue habla y por la edad, claro...

    ResponderEliminar
  9. En esos momentos tan trágicos, indefenso, sufriendo el lorismo en tus oidos y en tus carnes tu te preguntas ¿Y para eso tengo yo un teléfono móvil?

    ¿Por qué en vez de tantas cosas inútile como les ponen a los móviles como poder comprar acciones en la bolsa de Hong Kong, a nadie se le ha ocurrido el botón autollamada?

    ResponderEliminar
  10. SE ME HA ACUMULADO EL TRABAJO! MENOS MAL QUE ESTAMOS A VIERNES Y TENGO TODO EL FIN DE SEMANA PARA CONTESTAR LOS COMENTARIOS DE LAS ENTRADAS ANTERIORES!!!

    La Boutique de la Srta. Bamboo: yo creo que ya nos reíamos en el momento... de los momentos trágicos también salen anécdotas como ésta. El caso es que la buena mujer estaba encantada de los nervios de estar allí sentada hablando como una cotorra pero el resto conteníamos la respiración mientras contábamos mentalmente hasta 10 para no decirle que, por favor, se callase!
    Tienes razón: en los viajes también pasa algo parecido cuando el del asiento de al lado es un pelmazo...
    Muak.

    la emperatriz de lavapiés: me acuerdo de esos carteles de los que hablas. También los había en el ambulatorio: una enfermera que se llevaba un dedo a los labios para pedir silencio. Yo creo que esta buena señora no lo hubiese pillado ni con ésas: la única solución hubiera sido ponerle un bozal! A lo mejor lo hacía con la mejor intención de amenizar el momento pero es que se puso francamente pesada...
    Un besito.

    BdeH: no te lo imaginas! Ya en el momento nos reíamos con la señora ésta porque era de traca: estábamos hablando entre nosotras, súper bajito para no molestar, y se metía ella en la conversación para contar sus cuatro cosas, que a nosotras como que nos importaban un pimiento... pero qué vas a hacer? O le pegas un corte que la dejas pegada o te aguantas por no montar el espectáculo (que tampoco es plan y menos si estás velando a un muerto...)
    Besitos.

    Patricia: yo ya me veía en plan Juan Carlos asomando la cabeza entre mi amiga y su hermana y soltándole un "por qué no te callas" en toda regla! Pero tienes razón: en circunstancias como ésa no te queda otra que morderte la lengua y aguantar. De todos modos, a lo mejor le tenemos hasta que dar las gracias porque con su interminable cháchara consiguió que no nos pasásemos toda la tarde llorando a moco tendido! Ella sola se convirtió, por méritos propios, en el tema de conversación, ji, ji.
    Muak.

    Be: hay personas que tienen el don de ser amenas e interesantes en sus conversaciones y las hay que carecen completamente de este don. Esta mujer era de las segundas... se pasó toda la tarde contándole a todo el que se pasó por el tanatorio a hacer la visita de rigor las historias sobre su nieto, el dedo roto, etc, así que todo el mundo salía espantado! La verdad es que, en el fondo, tuvo su gracia!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. maba: en parte, he actualizado gracias a tí. El día tiene 24 horas: seguro que porque nos riamos 5 minutos no pasa nada. Además, conociendo a J., él sería el primero en reirse de la situación.
    Es verdad que cuando estás en un lugar en el que se supone que no debes reirte todo te hace gracia y lo pasas fatal para contener la risa... a mí me ha pasado más de una vez en alguna misa: basta que tienes que estar seria para que te fijes en que la señora que está 3 filas más adelante lleva mal abrochado el vestido y te haga una gracia de la pera!!! Me acuerdo una vez en la que mi madre me daba hasta codazos!
    El ambiente en la sala del tanatorio era totalmente distendido porque las que estábamos allí eran parientes o amigas muy íntimas de la familia así que estuvimos media tarde echándonos miraditas las unas a las otras cada vez que esta parlanchina abría la boca... te juro que volví a casa como si me hubieran dado una paliza: qué agotamiento!!!
    Un besazo, guapa ;)

    Alforte: amore mio, cómo se nota que eres muy bienpensado... aquí, Doña Loro, no estaba nerviosa en absoluto! De hecho, a mí me dió la sensación de que estaba feliz de tener donde pasar la tarde: en cuanto entré en la salita del tanatorio y le eché una de mis miradas de ojo clínico le dije a mi amiga "ésta no se levanta de aquí hasta la hora de la misa" y, efectivamente, no separó el culo de la silla hasta las 7 de la tarde!
    No sabes qué tardecita nos dió la buena mujer: no paró de hablar en las 3 horas que estuve yo allí (y ella ya llevaba una hora extra!) Eso sí, estuvimos de lo más entretenidas: cada vez que salíamos a la calle a comentar la jugada, nos entraba la risa! En fin, no hay mal que por bien no venga, no?
    Besitos semi-vitamínicos.

    thefirstsquirrel: yo no le daba conversación! En realidad, no me atrevía ni a mirarla para que no se sintiera obligada a tener que seguir hablando pero como era la que más cerca de ella estaba sentada, me hablaba a mí! No sabes tú qué mareo!!! Entre lo poco que había dormido por la noche, que después del trabajo preferí arreglarme y cambiarme de ropa a comer, el disgusto que tenía y la señora ésta que no callaba pensé que me caía redonda al suelo... ya lo que me hubiera faltado! Dar semejante cante en un velatorio. Lo que ayuda el café en estos momentos de debilidad, ji, ji.
    Qué te pasa hoy con la edad? Estás un poco sensible con el tema: cuéntalo en una de tus entradas geniales!
    Lo de "loro" es porque hablaba por los codos! Para eso da igual la edad que tengas.
    Besitos, jovenzuelo.

    Uno: tú lo has dicho: indefenso y sin escapatoria! Lo del botón de autollamada del móvil tienes que patentarlo antes de que llegue algún espabilado y te robe la idea porque es genial!!! Cuando te quieres librar de alguien pulsas, disimuladamente, el botón de autollamada y todo resuelto, ji, ji.
    Aunque lo que no entiendo es cómo es posible que después de miles de años de evolución las personas no tengamos un botón de apagado!!! No sabes qué útil hubiera sido que a esta mujer se le hubiese agotado la batería un ratito... acababa con la paciencia del santo Job (que ya es decir!) Eso sí, de esto nos reiremos durante años, ji, ji.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Es curioso como uno puede reirse en los momentos más inesperados...Y cómo algunas personas son capaces de enrrollarse más que una persiana en los momentos más inoportunos!!!

    Me alegra leer que vuelves a sonreir, y que lo compartes con tu amiga.

    Un beso muy fuerte desde Madrid!!!!Buen fín de semana, guapa!

    ResponderEliminar
  13. Lullu: estaba en tu blog, pensando en tí en este mismo momento!!! Te lo puedes creer? Verdaderamente la vida es muy curiosa: en los momentos más tristes y desesperados, cuando crees que lo único que puedes hacer es llorar desconsoladamente, sucede algo que hace que te entre la risa. Eso es sano: ayuda a desdramatizar un poco así que a esta pariente-loro-persiana tendremos que mandarle un tarjetón de agradecimiento por las risas que nos hemos echado (y seguimos haciéndolo) a su costa! Aunque hubo un momento en el que estuve a punto del desmayo: qué horror!!!
    Vuelvo a sonreir (y mi amiga también lo hace, con esfuerzo) por voluntad propia: no quiero eternizarme en el drama y la autocompasión que, al final, no sirven para nada más que para sufrir más de la cuenta. No estar todo el día penando y llorando por los rincones no significa que se sienta menos dolor así que vuelvo al proyecto vitamina. Qué te parece?
    Siento tu beso fuerte aunque me lo mandes desde Madrid (seguramente iré un día a finales de agosto para ver la expo sobre Turner del Prado; la has visto tú?)
    Para no repetirme, yo te mando un abrazo enooooorme!
    Muak.

    ResponderEliminar
  14. Es un gusto volver a disfrutar un ratito leyéndote.

    ResponderEliminar
  15. Me alegra que vuelvas a sonreir y sigas con el proyecto vitamina. Mucho ánimo en estos momentos y un beso.

    ResponderEliminar
  16. Madre mía! que cansina la mujerloro!!! yo en esos momentos lo paso muy mal porque me entra la risa y no la puedo disimular... es más, cuando lo intento el resultado es peor.

    Hay un compañero de trabajo que me tiene frito cada vez que ve y sin yo preguntarle, me cuenta su vida y no hay forma de deshacerme de él... encima se acerca mucho a mí y me pone mazo nervioso. Total que esta situación tan incómoda hace que me parta el culo. Aún así y ríendome en su cara, hasta que no termina su historia no me deja ir.

    Un besazo

    UT

    ResponderEliminar
  17. Ay pobres, de acuerdo que la mujer lo haría con la mejor intención, pero también tiene que saber estar en un tanatorio, que no es un chiquipark ni nada por el estilo para estar dando la tabarra... Un besico, me alegro que estes mejor

    ResponderEliminar
  18. acabo de descubrir tu blog ahora mismo y me encanta. Eres una persona muy sincera y directa.
    Me volverás a ver por aquí.
    Muaks

    ResponderEliminar
  19. Yo juraria que deje un comentario. O tal vez lo soñé. Qué cosas. Bueno, te decía más o menos que me alegro mucho de verte cafeoleando de nuevo, y que el lorerío es terrible, qué dolor de mujer, todos hemos sufrido alguna alguna vez, o más de una. Menos mal que de todo se puede sacar humor :-)

    Muakkkks to the parrot!

    ResponderEliminar
  20. Yo guardo la compostura en multitud de ocasiones de las que luego pienso ¿cómo pudiste? Sin embargo, ante los pesados o la gente que no para de preguntar me cambia la cara y creo que no me hace falta decir nada para que se den cuenta de que me molestan mucho.
    Bs!

    ResponderEliminar
  21. jajajaja, la verdad es que a mi me ha hhco mucha gracia... que tía!

    ResponderEliminar
  22. Vaya personaja! jajaja, pero hija es que las loro abundan en todas partes, yo cojo el bus todos los días con una y eso le da derecho a contarme su vida... llevo así 2años!!! se su vida al dedillo XD

    ResponderEliminar
  23. tuestilistaonline: muchas gracias, guapa. A mí también me alegra volver a estar conectada de nuevo.
    Besos.

    Noemí Glez: gracias, Noemí: vuelvo a mi proyecto vitamina para vitaminarme a mí la primera, ji, ji. Te agradezco tu apoyo, guapa.
    Besitos.

    Ut: a mí también me suele pasar lo de la risa pero es que en este momento me estaba poniendo de tan mal humor que no me apetecía ni reirme!
    Me pasa lo mismo que a tí con algunos compañeros de trabajo: en concreto, con una tía que cada vez que me ve parece que esté viendo a una estrella de cine porque lo deja todo (y a todos) y viene a toda pastilla a hablarme... y eso que a mí siempre me ha parecido un poco siniestra y no soy especialmente simpática con ella... tampoco me entra la risa con ésta pero la próxima vez que me encuentre con ella pensaré en tí.
    Muak.

    Eric: gracias, guapo. No dudo que tenía la mejor intención del mundo pero no te puedes ni imaginar lo pelma que se puso... no hubo un solo familiar que aguantase toda la tarde con ella en la salita del tanatorio: tuvimos que salir a tomarnos algo porque nos estaba volviendo locos!
    Besitos.

    diariodeunacouturier: muchas gracias por lo que me dices. Estaremos encantados de verte por aquí cuando quieras.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  24. theodore: seguro que dejaste el comentario pero blogger no te lo publicó... el otro día se quejaban de eso.
    Me gusta lo de cafeoleando: me lo quedo!!! Eres un sol.
    Lo de parrot-woman fue increible... y no sabes qué miedo pasamos el domingo, en la misa de salida, cuando la vimos en el pórtico de la iglesia!!!! Como mis padres también fueron, me parapeté entre ellos (por si acaso...) porque, sinceramente, creo que no hubiese podido soportar ni un minuto más con ese plomo de señora!
    Besitos cotorriles.

    HollyGo: me pasa muy a menudo eso que dices. Hay veces que, cuando recuerdo una situación y cómo me comporté, pienso en que no sé cómo pude mantener la compostura. En circunstancias normales no disimulo cuando alguien me resulta insoportable o no me gusta por la razón que sea pero en este caso creí que esra mejor hacer de tripas corazón... además, esta buena mujer no es que las cazase al vuelo precisamente: intentamos, con un poco de delicadeza, cortarle el rollo a ver si se daba cuenta de que estaba dando la lata pero no se daba por aludida...
    Un besito.

    Monica Muñoz: sí, nosotras también hemos optado por tomárnoslo con humor aunque te digo que en aquel momento le huiera soltado un guantazo... no sabes lo insoportable que se puso. Las amigas de la madre de N.Mt nos dijeron que ni muertas volvían a entrar en el tanatorio, que preferían ir a dar un paseo hasta la hora del funeral porque no había quien aguantase a aquella loro!!!
    Un besito.

    Anita Patata Frita: lo tuyo es mucho peor!!! Hija mía, cómo aguantas? Además, si la ves todos los días, el día que faltas te echará de menos... aunque sea grosero, tendrás que echar mano del iPod que para este tipo de situaciones viene de maravilla!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Diossssssssssss es que hay specimenes por ahi sueltos de ese tipo, son reales pero cunado estas con ellos parece que has comido setas alucinogenas o buscas la camara oculta, xq aunque existan NO DAMOS CREDITOOOOOO

    ResponderEliminar